The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸ Empty Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸

Mensaje por Hans M. Powell el Mar Ene 22, 2019 3:16 am

Hoy fue una de esas jornadas donde necesito intercalar entre tazas de café y vasos de alcohol para poder soportarlas. He empezado la mañana en el Wizengamot, presente en uno de los juicios más densos de las últimas semanas y he terminado con una pila de papeleo que me hace preguntarme cuándo se supone que puedo tomarme al menos una semana de vacaciones. Recibí al menos veinte llamadas del departamento del control de criaturas mágicas en quejas sobre un animal que debería ser considerado peligroso, unas treinta del departamento de seguridad nacional porque hay familiares aún ansiosos por todo el asunto de los aurores y ni hablemos de cuando apareció un hombre a pedir sobre sus derechos laborales en medio del pasillo; para mi desgracia, era de los que escupe mientras habla a los gritos con voz de fumador, así que fue desagradable.

Dicho de otro modo, ahí están los motivos por los cuales son las nueve de la noche y sigo dentro del Ministerio de Magia, con ojeras decorando mi rostro, una pila de carpetas debajo de un brazo y la mano temblorosa sosteniendo un vaso térmico por décima vez en el día. No hablemos del pelo desarreglado o la corbata ya mal atada, de todas las veces que me la acomodé y estiré con el correr de las pesadas horas. Muchos de mis empleados ya se han marchado a casa y la gran mayoría de los cubículos y oficinas se encuentran con las luces apagadas, así que no me choco con nadie cuando el ascensor se abre y puedo avanzar a grandes zancadas hacia mi oficina. Hoy será una de esas noches en las cuales tendré que quedarme hasta la madrugada entre un montón de informes, tratando de no perder la vista por culpa de las lámparas, las pantallas y las letras liliputienses. Amo mi trabajo, pero creo que estoy a una llamada telefónica de perder los estribos.

Mi secretaria, Josephine, ya se encuentra acomodándose el tapado y la cartera cuando me ve aparecer en la pequeña sala donde se encuentra su escritorio, justo frente a la enorme puerta de mi despacho. Da un sobresalto que no sé de dónde viene y balbucea algo, pero mi cerebro apagado solo me incita a levantar un dedo en su dirección para que guarde silencio — Tu horario de trabajo se terminó hace una hora — le recuerdo, empleando un tono amable que sé que ella entenderá muy bien como lo que en verdad quiero decir: que no pienso pagar horas extras solo porque no agarró sus cosas cuando debía hacerlo. Ella me discute, pero como no quiero escucharla solo arrugo la nariz con desgano y un bufido, abro la puerta de mi oficina y me detengo en seco, comprendiendo de inmediato qué es lo que Josephine quería decirme.

No he estado en mi piso hace horas, así que no sé cuánto es que lleva esperando. Tampoco he programado una cita, así que todo esto me descoloca por completo porque se trata de mi zona de confort, mi territorio. Y lo peor, es que mi invitada es alguien a quien no esperaba ver en un lugar como este. Carraspeo en un intento de recobrar la compostura y apenas le echo un vistazo a mi asistente sobre el hombro — No hay problema, Josephine. Yo me encargo desde aquí. Que tengas una buena noche — sé que ella abre la boca para decir algo, pero no tengo idea de qué porque le cierro la puerta de inmediato en la cara. Siento la boca algo seca y por inercia miro el reloj digital de la pared, porque si Lara Scott ha venido al ministerio a estas horas, es porque lo que tenemos que hablar es algo que nadie debe escuchar. Bueno, como casi todo lo que charlamos cuando estamos a solas.

No suelo recibir visitas sin una cita programada, pero puedo hacer una excepción — mi voz suena entre bromista y formal mientras me acerco al escritorio y lanzo las carpetas sobre el mismo, haciéndolas sonar con un estruendo sordo. Sin siquiera tomar asiento, meto la mano ahora libre en el bolsillo de mi pantalón y le doy un sorbo a mi café — ¿Tienes algo para mí o a qué le debo el honor de tu hornada y real presencia en este lugar que tanto te gusta? — le otorgo una sonrisa irónica, pasando mi peso de una pierna a la otra. Espero que tenga algo bueno, o no tiene sentido que me quede aquí perdiendo el tiempo.
Hans M. Powell
Hans M. Powell
Ministro de Justicia

Volver arriba Ir abajo

Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸ Empty Re: Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸

Mensaje por Lara Scott el Mar Ene 22, 2019 6:26 am

Compruebo que las manijas de mi reloj se hayan movido unos centímetros, y no, siguen mostrando insistentemente que debo permanecer en el ministerio para cumplir las horas que se me exigen, en un taller mucho más grande del que estoy acostumbrada, para dar mi colaboración con los proyectos que serán parte de los discursos de promesas de nuestros ministros. Calculo que a la hora en que abandone este taller, será tan tarde que puedo ir sin escalas hasta mi casa para tirarme a dormir o puedo aprovechar que la noche en el Capitolio recién empieza. Me deshago del uniforme y encuentro en el casillero la mochila que traje en la mañana. Los bares del distrito 6 no tienen nada que envidiarle, pero el cambio de aire es bien agradecido y todavía tengo energía para sostenerme sobre mis pies hasta la madrugada.

Está tan oscuros los corredores del departamento de desarrollo y tecnología, que las luces encendidas en los escritorios de los científicos que trabajan a trasnoche se destacan como formas espeluznantes. No soy nadie para criticar, así que me retiro en silencio y tomo el ascensor. Dudo antes de indicar el piso, y sintiendo el peso del paquete en mis manos, marco aquel que en días rutinarios esquivo a toda costa. Siempre cabe la posibilidad de que la oficina esté vacía y pueda volver sobre mis pasos. Como me encuentro con la secretaria todavía atendiendo en su puesto, doy por hecho que su jefe sigue dando vueltas en el ministerio. Y hay pocas secretarias que se resistan a mi encanto, el de avanzar sobre las puertas y sentarme tercamente a esperar, que la pobre mujer tiene que resignarse. También quiere volver a casa como para retrasar su partida para ponerse a discutir conmigo. ¡Por favor!

Espero a que la puerta se cierre para levantarme de la silla, colocar el paquete en un estante y dar una vuelta entera alrededor del escritorio del ministro, estudiando a la distancia todos los objetos y papeles que están dispuestos sobre su superficie. Contengo mis manos dentro de los bolsillos del abrigo que llevo puesto, un poco más largo que el vestido oscuro, y cuento los cajones que puedo ver, seguro que todos ellos están encantados para que espías de oficina que entran a la noche no puedan echar un vistazo. Solo porque no pierdo nada con intentarlo, a menos que la manija esté bañada en veneno, tiro del cajón superior del escritorio. Me da un susto de muerte escuchar que en ese momento se abre la puerta. ¡Ah, maldita sea! ¿Qué tiene este hombre? Ni siquiera puedo revolver uno de sus cajones por diversión. Camino lejos del mueble con todo el disimulo que puedo lograr, y sonrío para apaciguar mi sobresalto anterior. —Gracias por el honor.

Escucho la pregunta que sale de su boca, pero estoy ocupada revisando su apariencia de pies a cabeza y no oculto este examen visual. Mi expresión anuncia que reprobó la evaluación de estilo. —Te ves fatal, Hans— se lo digo con toda la sinceridad que me caracteriza, y es tentador burlarme de él, pero no lo hago. No soy tan cruel… creo. Puedo serlo, pero no quiero dar el primer golpe a quien parece haber sobrevivido a una estampida de hipogrifos —Eso sí, que nunca se diga que pierdes el carisma— apunto, porque todavía se siente con ánimos de hacer burla de mi presencia. Solo por eso no le diré todavía a lo que vine. —¿Te sorprendí en un mal día o siempre es así? Porque si esta es la vista, vendré más seguido — le doy la espalda para caminar por el despacho y pasear mi mirada por las paredes, buscando información que siempre se guarda en los detalles. —No te ves tan poderoso en tu espacio.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸ Empty Re: Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸

Mensaje por Hans M. Powell el Mar Ene 22, 2019 6:49 am

Sé que no tengo que mofarme de su “honor” y que tampoco puedo negar que mi estado debe ser deplorable. Secundo su opinión con un suspiro que me desinfla y desarma la postura de mis hombros, siempre rectos, hasta parecer que desciendo unos centímetros — ¿El carisma es algo que se pierde? — murmuro con una voz que delata lo poco familiarizado que estoy con el asunto, a pesar de que termino sonriendo a desgano para señalar que no estoy hablando en serio. A esta hora y luego de una jornada como la que he vivido las últimas trece horas, no estoy de ánimos para contestar mordazmente… al menos de momento. Sé que no duro cinco minutos sin volver a ser el mismo yo de siempre.

La analizo con la mirada, curioso de todo su “yo”. Desde su ropa hasta su actitud, no muy seguro de por qué es que decidió mover su cara de niña de quince años de su departamento al mío, que poco y nada tiene que ver a excepción de algunas reglas. El café sigue caliente en mi mano, humeando lo suficiente como para calentarme la nariz, hasta que le doy un trago largo que podría quemarme la garganta, pero no lo hace. La necesidad de cafeína es más fuerte — Hay días más relajados. Hoy fue especialmente complicado y por eso mismo agradecería que vayas al grano — apoyo el vaso térmico con cierta brusquedad en el escritorio, lo bordeo y me dejo caer con pesadez sobre mi enorme y cómoda silla. Me echo hacia atrás, reclinando un poco el respaldar y estiro las piernas todo lo largo que soy, poniendo las manos sobre mi abdomen para juguetear con mis pulgares. Poca formalidad, lo sé.

Que se burle de mi poder en mi propia oficina vale que me rostro se vuelva sombrío — No dirías lo mismo si abrieses al menos un cuarto de los informes que tengo aquí. O si vieras este lugar con sus correspondientes empleados, actuando como ratones detrás del queso fresco — ahora es una caja vacía de trabajo. Durante el día, el sonido de los zapatos corriendo a mi antojo es una melodía de las más dulces. La mejor parte es cuando recién llego: es cuando puedes ver cómo todos están holgazaneando hasta que oyen el timbre del ascensor y ven a Josephine correr con la lista de tareas. Ahí es cuando empieza la hipocresía y el circo, pero para mí es sumamente entretenido.

No puedo contenerme y me llevo el dorso de la mano derecha para cubrir un bostezo que delata mi grado de cansancio, por si no había quedado claro con mi aspecto. Me obligo a sostenerme del borde del escritorio y lo uso para darme el envión y enderezarme, empezando a separar los informes que he traído por orden alfabético. Si no se apresura, no me queda otra opción que empezar a trabajar con ella metida aquí dentro — Creí que nuestros acuerdos se hacían en lugares un poquito menos públicos y ya he recibido tu maleta como para que tengas que venir a mi lugar de trabajo — le informo en tonito ejecutivo, como si esta fuese solo otra reunión de negocios como la que tuve con la junta de abogados gubernamentales esta tarde — No necesito más rumores a mis espaldas con lo que hago o dejo de hacer con las personas que vienen a mi oficina sin cita alguna o a un horario no decente — Confieso que algunos de esos chismes son ciertos, pero solo algunos. No es que mi oficina es el motel o el centro de fiestas de la ciudad, como algunos gustan calificarlo. Exagerados, todos ellos.

Otro trago, devuelvo el vaso al escritorio y por fin la miro por encima de una de las carpetas — Y una cosa más — agrego, aunque es obvio por mi mirada que lo único que en verdad me interesa saber es el qué hace aquí — ¿Cómo esperas que confíe en ti si rompes tus promesas? No veo ninguna falda — a pesar de que mantengo la seriedad, tengo que alzar un poco más el informe y recostarme contra el respaldar para esconder el grado de diversión que curva mis labios hacia un lado.
Hans M. Powell
Hans M. Powell
Ministro de Justicia

Volver arriba Ir abajo

Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸ Empty Re: Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸

Mensaje por Lara Scott el Miér Ene 23, 2019 2:21 am

Me tomo su pregunta en serio y lo pienso por unos segundos, entonces me encojo de hombros porque no tengo una respuesta. Percibo que un comentario jocoso sería muy mal recibido en este preciso momento, y no sé por qué me lo callo. Si me echa de su oficina puedo irme dando un portazo, el paquete está ahí, para que lo encuentre cuando quiera y tiene notas con instrucciones, así no hace falta que le dé una tutoría sobre su funcionamiento. Mis ojos se vuelven duros cuando me exige que aclare el motivo de mi visita y lo veo ponerse cómodo, después de todo es su espacio. —Te traje algo— es todo lo que digo en un tono muy bajo. Evito el contacto visual para mofarme de él y su apariencia decadente, porque hay un gran placer en decírselo, aunque sé hará que me declaren una visita non grata en este país que cabe en cuatro paredes.

Debe ser el instinto de supervivencia, porque no lo interrumpo mientras habla y aguardo a que acabe con su intento de reafirmar qué lugar ocupa cada cosa en la realidad que puede verse a la luz del día, no a estas horas en el ministerio. Porque no seremos los únicos en todo el edificio, pero hay tanto silencio que creo que podría escuchar si cae un alfiler en el departamento de tecnología. Como no digo nada, esa sensación es mayor. Cuento hasta dos para girarme y responder a su comentario sobre las personas que acuden en horarios poco apropiados. —¿Quieres que abra la puerta? Si eso te da la tranquilidad de que nadie se haga una idea equivocada de lo que ocurre aquí— pese a que lo digo con aparente seriedad, mi rostro habla por mí y lo ridículo que me parece la importancia que se da a los chismes. —La cuestión es que creo que no hay nadie del otro lado de la puerta a quien le interese, porque no hay nadie— señalo. — Y si tu secretaria dice algo, déjalo que lo diga.

Como si se me hubiera ocurrido de repente, me acerco a su escritorio y simulo sentirme alarmada. —¿Acaso tu esposa trabaja en uno de los departamentos y puede enojarse de que te visite en un horario indecente en tu oficina?—. Sé que me estoy yendo del tema, no quiero admitir que si alguno de mis compañeros de trabajo sabe que anduve por aquí tendré que inventar una mentira, porque nadie viene este departamento por un poco de café. Así que esto es una excepción, no habrá una segunda vez. Me di el gusto de admirar lo bonita que es la oficina del ministro de justicia, pero no habrá una repetición que fije mi cara en la memoria de su secretaria. No es hasta que pregunta por la falda y me sonrío que noto lo áspero que era el ambiente. Tiendo mis brazos hacia los costados para que pueda ver mi atuendo por debajo del abrigo que llevo desabotonado y se abre. —¡Oye! Es un vestido— exclamo. —Es algo, ¿no? De todas maneras no estás de humor para apreciar mi esfuerzo— me encojo de hombros, resignándome. Hay una voz interna que me dice lo conveniente que es que se sienta tan cansado para cumplir con las tonterías que le dije la vez anterior, pero mis inesperados escrúpulos me detienen.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸ Empty Re: Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸

Mensaje por Hans M. Powell el Miér Ene 23, 2019 2:52 am

Me atrevo a detener mi mirada en ella con cierta pizca de curiosidad, tratando de evitar las burlas por cinco minutos… — Que linda, pero mi cumpleaños fue en enero — … y ya la seguí por ese lado porque no puedo conmigo mismo. En primer lugar la analizo a ella, tratando de averiguar si lleva algo consigo, pero no parece tener nada a la vista. Sea como sea, mi atención es robada por el curso de la conversación y tengo que mirarla con una hoja a medio pasar, dudando de si en verdad no sabe lo elemental o tengo que aclararlo. Opto por lo último — Hay cámaras de seguridad en los pasillos — murmuro con obviedad. Por otro lado, termino sonriendo, más para mí que para ella cuando nombra a Josephine — Oh, ella no dirá nada. Sabe que no le conviene — no solo por mantener su trabajo, sino porque ella caería conmigo. Creo que lo que quiero decir queda bien en claro por culpa del tono pícaro que se me escapa.

Sujeto más firmemente el papel para doblarle una punta en un intento de señalar dicha página y suelto un “puff” que se debate entre la risa y el bufido — Por suerte, no estoy casado y no pienso estarlo. ¿Acaso no prendes la televisión? — sé que no lo hace y estoy seguro de que, de hacerlo, jamás se fijaría en los programas de chimentos. Yo tampoco lo hago, me parece una completa estupidez, pero siempre te terminas enterando sobre lo que los demás dicen de ti, especialmente cuando está en la primera plana. Uno de esos lados negativos que tenemos los ministros de este país. Pronto me encuentro bajando el informe para ver cómo me enseña su atuendo, llevándose una mirada escrutadora de pies a cabeza hasta volver a toparme con sus ojos — ¿Te has esforzado? — la pico a modo de chiste cuando bajo la carpeta, dejándola abierta sobre el escritorio. Me inclino detrás del mueble y empiezo a abrir cajones, hasta que encuentro la pluma que estaba buscando — Te ves bien, Scott. ¿Saldrás con alguien esta noche o solo irás en busca de un ligue casual? — tampoco es que me importe demasiado su vida privada, pero por alguna razón le echo un vistazo antes de tachar el nombre de un funcionario que me interesa poco y nada. Quizá es porque estoy atorado de trabajo que conversar de banalidades me viene bien, o tal vez es parte de mi curiosidad por comprender su aparición en mi oficina con ese tipo de vestimenta. En otras ocasiones, tendría bien en claro la situación, pero tratándose de ella es mejor no dar tonterías por sentadas.

Un par de nombres más y dejo la pluma a un costado para desajustar la corbata por completo, dejándola aún más suelta que antes y tratando de encontrar la comodidad que no siento a estas horas. Es el movimiento de mi cabeza ante tal simple acción el que me permite notar la presencia del paquete sobre uno de los muebles, haciéndome fruncir el rostro en gesto de sospecha. No recuerdo haberlo visto antes, así que creo que ya he descubierto por qué ella no tiene nada en sus manos a pesar de asegurar no haber llegado con ellas vacías. Tomo la varita del interior de mi saco y la sacudo ante la mención del “accio”, haciendo que el paquete vuele hasta el escritorio y se pose sobre el informe — ¿Qué has traído? — sé que me muestro desconfiado, pero no es que pueda fiarme de personas como Scott. Quiero decir, si le he tenido que limpiar su nombre es por algo. Hago tamborilear la varita contra el escritorio y chasqueo mi lengua, hasta que me recuesto contra el asiento y le hago un ademán con la mano para que avance — Ábrelo. Disculpa si me tomo la precaución, pero conmigo te has ganado tu pequeña reputación — podría ponerme a hacer un sinfín de hechizos para asegurarme de que es un paquete seguro, pero prefiero ahorrarme el trámite.
Hans M. Powell
Hans M. Powell
Ministro de Justicia

Volver arriba Ir abajo

Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸ Empty Re: Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸

Mensaje por Lara Scott el Miér Ene 23, 2019 4:56 am

¿Quieres que abra la puerta para las cámaras entonces?— pregunto, porque me gusta mostrar lo irrisorio que me parece preocuparse por lo que pueda decir alguien más. En cualquier lugar, estoy segura que en el ministerio también, se necesita nada para comenzar un rumor. Eso ocurre cuando un montón de personas están hacinadas en un sitio y se cruzan todos los días. La secretaria de Hans tendrá sus dos minutos de fama mañana… o no. Ladeo la cabeza al comprender lo que dice, no voy a insistir con esa mujer porque no la conozco como para opinar sobre ella, por eso opto por mencionar a una mujer hipotética, que habita mi imaginación un segundo, al siguiente Hans acaba con su existencia. —¿Esperas que lo haga en el mucho tiempo libre que tengo?—. Mirar la televisión es uno de los pasatiempos más sedentarios que conozco y yo le doy valor a los minutos del día. Escuchar chismes… también es otra cosa que representa una pérdida de tiempo y a veces energía. —Entonces listo, despreocúpate. Lo importante es que nadie dudará de que seas un hombre sano— lo dejo ahí.

Esto debe importarme tan poco porque no hay un país que haga conventillo de mi vida, porque no hay cámaras buscándome en cada bar del Capitolio o la Isla Ministerial. Porque nunca hice nada para merecer esa atención que con sinceridad no me interesa. Me gusta cuando me dejan ser, y eso también incluye a mi reducida familia y amigos, ninguno de ellos espera que diga a donde voy y con quien estoy. Una vida apacible, la de estar fuera de foco. —No— respondo. —Todavía no me he esforzado—. Puede que esa palabra no sea la indicada, solo quiero mostrar que estamos hablando en tiempos verbales diferentes, yo me refería a un futuro cercano. —Gracias— respondo con educación, aunque suena burlesco. Y no me canso de dar vueltas a sus frases. —No es casual si voy con la intención— sonrío al hacer mi aclaración, solo porque quiero reírme de él y bordear su pregunta hacia la respuesta que puede ser la correcta. Aún no sé si lo es, porque sigo en el ministerio.

Estoy a punto de mirar mi reloj cuando por sus movimientos me doy cuenta que descubrió el paquete y si llegamos a este punto puedo comenzar mi despedida, para dejarlo solo con su regalo de no-cumpleaños y sus carpetas. La escena de simulacro de atentado terrorista me hace poner los ojos en blanco, y que apele a mi reputación me devuelve a mi vieja posición de criminal que puede reincidir. Nunca consideré su muerte como opción para escapar de este acuerdo. No seriamente, tal vez alguna vez… enojada. De ahí a diseñar algo que pueda lastimarlo… En vez de ofenderme doy los pasos que restan hasta su escritorio haciendo que mis pasos suenen con fuerza y uso mis manos en vez de mi varita para romper el papel que lo envuelve. Apenas le causo una fisura cuando me detengo. —Por si esta cosa explota, ¿hay algo que quieras decirme? ¿Un último deseo que pedir?— esto lo digo con intención real.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸ Empty Re: Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸

Mensaje por Hans M. Powell el Miér Ene 23, 2019 5:18 am

Hombre sano, claro, como sea.

Su juego de palabras y tiempos se gana mi atención, tengo que admitirlo. Sé como mis ojos la siguen entre medio de las hojas que deberían ser mi centro, pendiente de lo que dice y de cómo lo dice. No obstante, mis labios se mantienen sellados y apretados hasta lo último, regalándole una sonrisa partícipe, teniendo por un breve instante la imagen mental de Scott en uno de los bares al cual suelo acudir — Pues te deseo suerte en tu búsqueda. ¿Quieres que te recomiende algún lugar? — más allá de que el mío es un modo irónico de hablar, puedo darle indicaciones. Tal vez, alguien que no sea yo tiene un poco de diversión esta noche. Siempre sirviendo al prójimo, para variar.

Lo bueno de todo esto es que ella, a pesar de rodarme los ojos de esa manera que solo aumenta mi diversión, se acerca sin chistar y empieza a abrir el paquete. No puedo disimular el movimiento que hago hacia delante para tener una mejor vista, pero entonces ella se detiene y levanto el rostro en su dirección — ¿Deseo? Deseos, deseos, deseos… — entorno mis ojos y los alzo hacia el techo, prensando los labios y dándome golpecitos en el mentón con dedos rítmicos — Déjame pensarlo un momento. Porque tengo cientos de deseos y muy pocas palabras que me gustaría tomar como mis últimas — No sé por qué, pero empiezo a sentir todo este juego de idiotez bastante entretenido. Nadie puede culparme, si tomamos en cuenta el factor de que estoy agotado, pero rápidamente las carpetas dejan de importarme y sé que puedo darme ese gusto por cinco minutos. Tengo toda la noche para hundir mi nariz en ellas.

¿Lo preguntas porque serías tan considerada de cumplir mi última petición? Jamás creí que fueses una persona tan amable, Scott — mi sonrisa en su dirección es algo descarada cuando, sin cambiar la postura, detengo los dedos en mi barbilla y mi mirada vuelve a ella con ojos entretenidos. Dudo de que alguien con su inteligencia tuviese el atrevimiento de cometer una estupidez tan grande en un sitio como este, pero de igual manera cuando bajo las manos, mis dedos apenas rozan el papel — Me gusta esta nueva faceta tuya. No pensé que fueses alguien complaciente que, para variar, usa vestidos y va de levante por bares — no me contengo y estiro el cuello, tratando de ver como un niño por la pequeña fisura en el paquete que ella misma ha ocasionado — Espero que sea una nueva laptop. La mía se está empezando a estropear — mi voz se silencia y creo que por un momento solo puedo escuchar el sonido de un mosquito cerca de la ventana abierta, por la cual ingresa una fresca brisa. Me atrevo a elevar los ojos hacia ella, echando un poco el torso hacia delante para hablarle en un murmullo — Solo para aclararlo, estaba bromeando — porque para que la situación sea un poco más bizarra, podemos agregar bromas que hasta pueden sonar simpáticas. Como se nota que muero de sueño.
Hans M. Powell
Hans M. Powell
Ministro de Justicia

Volver arriba Ir abajo

Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸ Empty Re: Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸

Mensaje por Lara Scott el Miér Ene 23, 2019 10:35 pm

Una carcajada raspa mi garganta cuando hace su ofrecimiento y niego con la cabeza. —No hace falta, asumiré mis propios riesgos— digo. Conozco algunos sitios en el Capitolio y tengo el prejuicio de que visitando algún bar que me recomiende Hans, puede que me encuentre con personas que son de su entorno y, Merlín no quiera, mis chances se reduzcan a abogados de su departamento. También puede ser todo lo contrario, absolutamente lo opuesto, y que tenga que darle las gracias la próxima vez que nos veamos. No me convence ninguna de las posibilidades, me va mejor cuando yo elijo que dirección tomar, y de última, a nadie afecta más que a mí misma. —Como aprecio tu solidaridad, si alguna vez nos vemos por ahí te dejaré ser mi wingman—. No lo necesito, como en todo me gusta trabajar sola. Pero si quiere tomar partido en mis ligues, ¿cómo impedírselo?

Estoy tentada de reírme, lo que me impide es que también me siento molesta con su actitud, no quiero colaborar para que el aire entre los dos se vuelva más ameno. Mientras me habla también revisa las carpetas y yo no tengo otra cosa que hacer más que observarlo, fulminarlo con la mirada cuando no deja pasar la oportunidad de provocar mi mal humor, y le doy el gusto desquitándome con el paquete. Pero mi ánimo cambiante da forma a una sonrisa y ahí estoy otra vez, viéndolo todo como una travesura cuando percibo su expectativa por ver que hay debajo del papel. Ni siquiera merece tanta expectativa. Podría acabar con esto pronto y dejar que vuelva a sus tareas pendientes, que los dos tenemos una larga noche por delante y si tengo suerte espero verme tan cansada como él al final. —Piensa rápido tu deseo, porque el reloj está corriendo… diez, nueve, ocho…— comienzo la cuenta hacia atrás.

»Claro que lo cumpliría— respondo rápido, como si no hubiera dudas de eso. Pero un segundo demasiado rápido que suena falso. No voy a jurar con una mano en el corazón que cumpliré con su última voluntad, porque lo único que quería conseguir de él era una respuesta. No vamos a morir, esto no es una bomba, joder. Lo que obtengo a cambio es una oda a mis recién descubiertas virtudes de carácter. Puedo llevarle la contraria sobre ser complaciente, que está dicho como para arañarme la piel, o mofarme de sus palabras. Muerdo la sonrisa en mis labios y apoyo una mano en el borde de su escritorio para inclinarme. —Para que veas que las chicas con antecedentes también tenemos vestidos en el armario, sexo entre semana y practicamos la caridad— uso mi tono altanero para contestarle. Grandes méritos, claro.

Algo me impide tirar del papel roto y debe ser que desde mi posición puedo ver su rostro, de pronto tengo diez años y estoy reteniendo otra vez un juguete. Fui hija única, aprendí a compartir un poco más tarde que la mayoría de los niños. Puedo reír porque sus esperanzas estén puestas en una laptop, algo tan práctico. Desestima deseos de última voluntad y se conforma con una laptop. Suspiro como si fuera un caso perdido, y quiero creer que su aclaración tiene que ver con esto último. Solo para confirmar, pregunto: —¿Qué de todo?—. Repaso lo que acaba de decir, y si hace bromas es que está de mejor humor, así que puedo forzar a la suerte un poco más.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸ Empty Re: Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸

Mensaje por Hans M. Powell el Miér Ene 23, 2019 11:21 pm

Puede que ella me amenace con una cuenta regresiva, pero mi expresión no se altera e incluso me atrevo a pasar mis ojos por el contorno de sus facciones, bajarlos por el resto de su cuerpo y regresar a sus orbes, dedicándole una sonrisa significante que se apaga en segundos debido al modo que tengo de relamerme los labios. No voy a pedir deseos, pero puedo encontrar el modo de obtenerlos de todos modos — Esa fue una afirmación veloz — mascullo con simpleza — ¿Tantas ganas tienes de cumplir mis deseos, Scott? — hablo con las palabras algo pausadas, tan bajo que parece que es un secreto entre las dos últimas personas en todo el piso. No puedo contenerme y alzo mis cejas, moviéndolas de arriba a abajo hasta soltar una risa entre dientes, casi muda.

Ella se inclina y mi instinto es el acercarme, cruzando los brazos sobre el escritorio y recargando parte de mi torso en ellos con el mentón alzado en su dirección — Bueno, me parece muy bien que las chicas con antecedentes hagan uso de cuestiones tan necesarias. Aunque eres la única que he conocido que no he encarcelado por voluntad propia, así que todo esto es nuevo para mí — alzo uno de mis hombros a pesar de que no despego mi mirada de la suya — Y, hoy en día, muy pocas son nuevas. Puedo otorgarte el placer de haberme causado una agradable sorpresa — sé lo que estamos haciendo. Sé que estamos tironeando de los nervios del otro, por deporte más que nada. Todavía me acuerdo de la conversación que tuvimos la última vez que nos vimos, pero no he pensado en ello desde que salí de su oficina. Ahora que la tengo delante una vez más, empiezo a cuestionarme que tan bien actué la última vez. Tal vez, soy solo incapaz de resistirme a un buen desafío, especialmente si tiene esa boca.

Su pregunta hace que balancee mi cabeza de un lado al otro con una risa suave, bajando la vista en el movimiento — La gran mayoría, pero especialmente eso último — me he acercado lo suficiente como para poder hablar en voz baja, pero aún no la miro porque estoy entretenido metiendo uno de mis dedos en el pequeño agujero que ella ha creado en el paquete — En general, solo me estoy metiendo contigo — tiro un poco del papel y ayudo a rasgarlo, aunque no del todo, porque me entretengo más elevando la vista hacia ella — Es placentero, ¿verdad? — es una pregunta que puede parecer salida de la nada, pero no lo es. Mi dedo juguetea entre el papel y raspo mi labio inferior con los dientes, hasta chasquear la lengua — El jugar con los nervios de las personas. Hacerlas enfadar o tan solo desconcertarlas por cinco segundos. Creo que se ha vuelto un hobbie de los míos en los últimos años — otro pequeño tironcito al papel, a pesar de que ni lo miro. Tengo un entretenimiento mejor — ¿No lo crees? — es una pregunta que hasta suena inocente — Digo, porque parece que tú entiendes el juego tan bien como yo — enderezo un poco la espalda, presionando un poco más mi torso contra el borde del escritorio al sonreír vagamente — ¿De verdad viniste solo a dejarme un paquete que podrías haberme enviado, Scott, o necesitas de tu wingman? O quizá… — otro tironcito al paquete — ¿Solo estabas aburrida? — no la culpo. Todos buscamos como entretenernos cuando llega la noche.
Hans M. Powell
Hans M. Powell
Ministro de Justicia

Volver arriba Ir abajo

Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸ Empty Re: Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸

Mensaje por Lara Scott el Jue Ene 24, 2019 4:11 am

Si es tu último deseo, claro que…— no sé para qué busco una explicación convincente que pueda minimizar los daños de mi afirmación anterior. Retroceder sobre mis palabras es como dar un paso atrás y eso afecta un poco mi orgullo, así que toca seguir avanzando hasta donde tenga que llegar. Tengo que alzar un poco la barbilla al ver cómo se sonríe, aún me puedo escudar en mi altanería, pero no encuentro respuesta que darle porque su pregunta es tan maliciosa y ambigua, que me obliga por instinto a dar una negativa y en cambio estoy dejando que por el silencio suponga. No es de extrañar que me gane el calificativo de complaciente, y tenga que reafirmarme en todas las cosas que supone de mí esta noche. Puedo darme cuenta que le estoy dando la razón en todo lo que cree observar en mí, y pese a que lo hago en tono irónico, es como si quisiera demostrarle un punto. Y no me parece que consista en ser llamada una sorpresa agradable, hay algo ahí que no me cierra. ¿Qué viene ahora? ¿Me dará palmaditas en la cabeza?

Son los efectos extraños de la novedad— murmuro, con ese pensamiento me retraigo un poco. —No te encariñes con la idea de lo nuevo, porque después de un tiempo deja de serlo— le aconsejo. —Y ya no hay sorpresa, ni es agradable—. Con lo cerca que estamos puede ver en mis ojos la precaución, lo oscuros que se vuelven cuando no hay humor echando luz. Me tengo prohibido pensar en mí como si fuera una pieza especial en su juego de estrategia porque me haya ganado su perdón hace unos años. Era una desconocida para él en ese entonces, así que no había motivos de trasfondo que lo impulsaron a actuar como lo hizo. Siempre me dije que fue suerte, nada más que suerte, tener una segunda oportunidad de mantenerme en la línea que habían trazado para mí. Sigo confiando en esta, aunque se la presté a alguien más y me olvidé de este detalle.

Repasó todo lo que me ha dicho desde que atravesó la puerta y sí, hay mucho de lo que podría disculparle si era una broma. La más importante es la referencia a mi reputación de terrorista, eso me quedará picando en la piel unos días más y no lo salva decir que solo fue un chiste. Pero si tengo que evaluar mis propios actos, también me ensaño con él y disfruto haciéndolo. Mi respiración se vuelve pesada cuando mi mirada cae en la suya y voy curvando mis labios en una sonrisa. —Muy placentero— coincido. Suelto una risa disimulada cuando lo define como jugar con los nervios de otras personas, que diplomático. Debe ser una habilidad útil en su profesión. El sonido del papel al rasgarse me pone nerviosa, todavía lo tengo en mi mano y es como un peso intangible, que nunca fue de mi real interés. Mi atención está puesta en su interrogante que espera mi respuesta. —¿Así que lo hago? ¿Te enfado y te desconcierto? ¿Afecto tus nervios?— susurro muy suavemente— Y ya te dije, voy a ganar.

La competitividad es la chispa que necesito para hacer frente a un nuevo movimiento que tiene el propósito de dejarme en jaque otra vez. —No a todas tus opciones. ¿Qué hay de ti? ¿Fue una sorpresa agradable verme aquí?—. Libero el paquete de la sujeción de mis dedos y uso mis manos para apoyarme en el borde de la mesa. —¿A qué pensaste que vine… a estas horas… con este vestido…? A las chicas no nos gusta que por nuestra ropa o por la hora juzguen que buscamos sexo, pero puedes ser honesto conmigo, no voy a criticarte— lo invito a hacerlo, es lo mismo que al pedirle que diga un deseo, solo quiero una respuesta de su parte y lo bordea todo que me obliga a ser insistente.
Lara Scott
Lara Scott
Inefable

Volver arriba Ir abajo

Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸ Empty Re: Should Have Known Better ✘ Lara ⁺¹⁸

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.