The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
VERANO de 247221 de Junio — 20 de Septiembre


ÚLTIMOS
TEMAS
Mentores & Tributos 1500 G
Miembros de Defensa 1500 G
Pro—Muggles 1000 G
Alumnos de Ilvermorny 800 G
Tras años de represión y batallas libradas, hoy son los magos los que caminan en las calles más pulcras del Capitolio. Bajo un régimen que condena a los muggles y a los traidores a la persecución, una nueva era se agita a la vuelta de la esquina. La igualdad es un mito, los gritos de justicia se ven asfixiados. Existen aquellos que quieren dar vuelta el tablero, otros que buscan sembrar la paz entre razas y magos dispuestos a lo que sea para conservar el poder que por mucho tiempo se les ha negado. La guerra ha llegado a cada uno de los distritos. ¿Qué ficha moverás?
NUESTRA
HISTORIA
VISÍTANOS EN TUMBLRREVISA NUESTRAS BÚSQUEDAS Y NUESTRAS PROMOCIONES
09.09¡Ya se encuentra disponible el ranking de tributos! Así mismo, nuestra encantadora Zirconia ya ha comenzado con sus entrevistas.
27.08¡La Cosecha ha iniciado la temporada de juegos! Los tributos pronto iniciarán sus entrenamientos.
08.08¡Nuevo diseño del foro! Esperamos que disfruten del nuevo look tanto como nosotros. No duden en avisarnos si tienen alguna duda.
04.08El cronograma de los juegos sufrirá un retraso. Pronto tendremos novedades al respecto.
NOTICIAS
IMPORTANTES

5 participantes
Delilah A. Looper
Fugitivo
Es fin de semana y siempre encuentran la manera de armar planes, por rápido que sea. Ni siquiera sé de quien salió la idea de ir a dar una vuelta al lago subterráneo cuando ni la mitad de estos se quieren bañar a propósito cuando les toca, yo estaba tan tranquila viendo mi telenovela de las 5 cuando de repente entró Kendrick pegando gritos a casa y tirando de mi antes de que pudiera hacer nada. Ni siquiera pude acabar de merendar. Al cabo que ni quería. Pero bueno, sí que quería, así que me voy refunfuñona todo el camino y espero por dios que alguien haya traído algo para picar porque la merienda no se salta, es la comida más importante de mi día.

Siempre voy rezagada por costumbre.  Cuando era pequeña porque la idea de meterme a un bosque donde puede comerme un oso gigante ninja, pues no me hacía gracia; cuando no era tan pequeña porque todos me dejaban atrás, ahora porque me gusta asegurarme de que nadie se queda atrás, además la señora montgomery está especialmente charlatana hoy y sé cuanto le enfada que la deje en visto, así que quedándome a unos metros por detrás de vez en cuando puedo susurrar que ahora no me viene bien porque van a pensar que estoy loca, y patatín y patatán. — No va a pasar nada. Nunca pasa nada. — No para de decir que hace un par de años (de los suyos, no de los míos) iba por ese camino y pisó un erizo que no sabía como había llegado ahí porque era de mar. Y yo me quedé un poco como ¿khé? porque la anécdota fue muy random. Me giro para mirarla raro, ella me mira como si me estuviera diciendo que obviamente debería advertirles de una tragedia así, y entonces acabo chistando. — tengan cuidado con los erizos. — Lo digo tan bajito que estoy casi mega segura de que nadie me ha oído, pero la señora montgomery se queda la mar de contenta de que su historia de hace 500 años haya servido para evitar que un grupito de adolescentes se muera. Supongo. No sé si se murió porque la picó el erizo.

Cuando llegamos a la laguna suelto una queja. — ¡No traje bañador! — Con las prisas, ni siquiera me dejó agarrarlo y si alguien trae uno de repuesto, dudo mucho que me quede bueno. Me toco los pechos por inercia, ligeramente acomplejada con ellos porque Eowyn no para de decirme que están un poco pequeños para mi edad y quizá debería empezar a plantearme rellenarlos. — ¿Alguien trajo comida? es hora de merendar. Espero que alguien haya traído comida.
Delilah A. Looper
Icono :
Time of troubles | Priv IqWaPzg
Beverly S. Redford
Fugitivo
Ken me había invitado a una cita, los demás estaban porque claramente le intimidaba mi persona y no lo culpaba por ello, asi que fingí que le creia que era una salida de chicos. De igual manera sería divertido.

Ibamos al lago a disfrutar un día de diversión sin entrenamientos, asi que llené un bolso con lo indispensable como siempre: maya, toalla, crema, zapatillas, una muda de ropa, libros, panes dulces, galletitas, jugo de pera, mermelada de frutilla, queso, dos mantas, un kit de emergencia con vendas y plantas medicinales, linterna, fósforos, tres troncos secos, una carpa, campera, una olla y perfumina para que todo oliera bien.

Cuando el resto pasó a buscarme cerre el pequeño bolsito, gracias a la madre naturaleza había aprendido aquel truco o la pasaría muy mal arrastrando todo por el camino.

Cuando estábamos llegando Delilah declaró no tener traje de baño y que tenía hambre, sabía que todos siempre se preguntaban por mi extra carga, pero eran estos casos los que demostraban que tenía razon. - ¿Dulce o salado? - le pregunté - y tengo un traje de más - mire su cuerpo - ¡y te quedará bien!
Beverly S. Redford
Icono :
Time of troubles | Priv IqWaPzg
https://www.themightyfall.net/t8262-redford-beverly-soawanee#993
Kendrick O. Black
Fugitivo
Todo empezó porque hace mucho tiempo que no hacíamos esto y porque alguien comentó que pronto haría demasiado frío como para disfrutar de darse un chapuzón, así que voy a decir que nuestra salida de hoy fue un capricho de última hora. Le he avisado a Bev, a Jared y he esperado que él avise a Murphy y Zenda mientras yo corro a arrastrar a Delilah, con la idea de que nadie se quede atrás y podamos estar todos juntos como el buen equipo maravilla que somos. Además es una excusa para poder estar lejos de los ojos de los adultos al menos un rato.

El camino se me hace bastante corto porque me la paso hablando con Jared sobre los puntos de unas cartas de monstruos que tio Seth y tío Ben nos trajeron de una de sus salidas a Neopanem, así que no le presto atención a nada más porque quiero hacerle entender al enano que su sapo verde no tiene los ataques necesarios para vencer a mí lagarto de fuego. Como sea, el ruido del agua corriente me deja bien en claro que nuestro debate tiene que terminar para adentrarnos en la inmensidad de las grutas, bordeando la laguna en la zona donde el sol todavía llega a nosotros para guiarnos el camino. Estoy quitándome las zapatillas sin chistar cuando las chicas empiezan un debate sobre trajes de baño y aunque mi atención la tiene por un momento el que Delilah se esté agarrando los senos, acabo volteando en dirección a Beverly.

—  ¿Cómo es que siempre tienes de todo? —  le pregunto con consternación, sin estar muy seguro de querer saber la respuesta. He aprendido con el tiempo que con las Redford no siempre deseas escuchar lo que tienen para decir. Mis ojos se ponen ligeramente en blanco por todo el asunto de la comida y, aunque sé que en algún momento querré comer algo, ahora mismo mis intenciones son otras.

Desvestirme me toma segundos y mi ropa se apila a un lado hasta que quedo en bóxers, los cuales doy gracias a que sean oscuros — Si ustedes quieren comer, coman, pero el último en entrar deberá nadar... ¡Desnudo! — los reto y sin más, corro hacia una de las rocas más altas para arrojarme de bomba al agua, donde sé que las piedras no me matarán en la caída. Me hundo con un estruendo que salpica hacia todos lados y muevo los brazos hasta volver a salir a flote como un corcho, escupiendo algo de agua mientras los busco con ojos ansiosos y una sonrisa traviesa — No sean gallinas.
Kendrick O. Black
Icono :
Time of troubles | Priv EBK7XWg
https://www.themightyfall.net/t8223-black-kendrick-orion
Zenda M. Franco
Fugitivo
Te lo juro, Mur. Era un conejo enorme, no podía levantarlo y Echo tuvo que ayudarme a cargarlo. Obviamente estoy castigada, pero...¿cuándo eso me ha detenido?— Preguntó riendo. Sus botas pisaban el suelo evitando las sombras, un juego que mantenía a ambas entretenidas, mientras se dirigían hacia las cuevas subterráneas para una especie de cita grupal con todos los niños del distrito.
Esas juntadas no eran muy divertidas para Zenda, sobre todo por el hecho de que ella y Murphy eran las más pequeñas, tanto en edad como físicamente y como era de esperarse, las burlas y bromas siempre caían sobre ellas. Jamás hubiese aceptado la invitación, pero su mejor amiga la había prácticamente arrastrado hacia allí y la rubia era tan leal, que nunca la habría dejado sola.
La conversación continuó, no trataron sólo temas de su más reciente escapada, si no también sobre los entrenamientos que se llevarían a cabo y sobre las clases de la mañana. —No entiendo cómo a algunos de ustedes les gusta leer, no tiene nada de emocionante.— Dijo la persona que hormigas tenía en el culo y no podía quedarse sentada en un banco por más de dos minutos. Ese era un gran defecto que había tomado de sus hermanos mayores.

Cuando por fin llegaron al punto de encuentro, se alegró muchísimo de ver el agua, le encantaba nadar, era uno de sus pasatiempos favoritos a parte de cabalgar, pero esta vez su felicidad no fue por eso, si no porque apestaba. Había pasado unas cuantas horas entrenando con su hermano mayor Ben y este no sólo la había enviado al suelo millones de veces, si no que también la había hecho sudar y correr más de lo pactado, en un intento de "castigo" por su escapada nocturna al bosque. Seguro que Echo estaba detrás de todo eso.
¡Hola!— Exclamó al ver a las niñas y niños ya reunidos. No se había dado cuenta de que tenía hambre, hasta que su estomago se quejó al escuchar la pregunta de Beverly hacia Del. —No sabía que debíamos traer algo para beber y comer, ¿tú trajiste algo Mur?— Formuló la pregunta, al tiempo que se quitaba la ropa de abrigo hasta quedar en bombacha y remera. Sin dudar y sin esperar, se metió temblando al agua y nadó hasta donde sus pies se afirmaban, más lejos de eso no iría.
Zenda M. Franco
Icono :
Time of troubles | Priv IqWaPzg
Murphy J. Whiteley
Estaba realmente emocionada por esta tarde, y creo que en casa tanto Derian como mi madre pudieron notarlo. Me desperté más temprano de lo que es habitual en mí, y eso significa muy temprano. Casi me dio pena despertar a toda la casa con mis correteos de acá para allá buscando comida y bañadores, pero luego pensé que ésto ocurría tan pocas veces que no pasaba nada. Lo cierto es que sí que ocurre poco, pues las pocas veces que suelo quedar por la tarde solo voy un rato con Zenda o con Kendrick a dar una vuelta, raras veces hacemos algo así. Para los demás niños seguro que es algo cotidiano, una estupidez, pero yo estoy eufórica. Me encanta la naturaleza y el lago subterráneo es parte de la del distrito catorce, así que todo lo que me ponga en contacto con ella es bien recibido.

Una vez ya he preparado bocadillos de chocolate para dar de comer a todo el distrito cinco veces y he metido en la mochilita diez pares de bañadores diferentes según los que lleven las demás chicas - no sin antes ponerme uno debajo de la ropa, no quiero tener que quedar en paños menores delante de todos - me doy cuenta de que me sobra tiempo hasta la hora en la que me hemos quedado. Como me aburro no se me ocurre otra cosa que ir a buscar a Zenda a su casa, a pesar de que eso signifique que para ir al lago tengo que volver otra vez exactamente en la misma dirección en la que estoy yendo. Una vez estoy frente a su casa hago nuestro silbido secreto unas cuantas veces, dándole tiempo para que lo capte y baje.

Por el camino va contándome una de sus historias, de esas que me hacen reír tanto que cuando por fin acabo ya no recuerdo ni de qué me estaba riendo. Mientras esquivábamos las sombras del suelo jugando me alegré de haberla convencido para que viniera, no sólo porque sin ella yo tampoco hubiera venido, sino porque sé que lo pasaremos bien. - ¡Pisaste una sombra, la ligaaas! - Le grito mientras le doy un golepcito en el hombro para poner énfasis a mis palabras y corro en dirección al lago en una especie de acuerdo tácito en el que se da por hecho que estamos jugando al pilla-pilla. La verdad es que no suelo ser así muchas veces, pero este tipo de quedadas me emocionan demasiado y dejo salir en su máximo esplendor a la niña pequeña - más pequeña, quiero decir - que llevo dentro.

Me río cuando dice aquello de leer y me llevo la mano a la cabeza - Lo que yo no entiendo es cómo podemos ser amigas -  Me río dejando claro que es una broma y dedico unos segundos a alegrarme de que lo seamos, por distinta personalidad que tengamos. Los polos opuestos se atraen ¿no? Mi alegría se multiplica cuando soy la primera que puede responder de forma afirmativa a la pregunta de si alguien trajo comida - ¡YO! Tengo chocolate en la mochila - Dibujo una sonrisa pícara y muevo la mochila de un lado a otro haciendo sonar los envoltorios de la comida con el único fin de dar envidia a todos antes de admitir que los traje precisamente para dárselos. Luego con la palabras de Ken me veo obligada a soltar la mochila y desvestirme lo más rápido posible para tirarme al agua nadando hasta mi amiga y no tener que cumplir esa penitencia tan vergonzosa.
Murphy J. Whiteley
Icono :
Time of troubles | Priv IqWaPzg
Invitado
Invitado
Estaba emociondo con esta excursión que habíamos planeado, bueno, que a Ken se le había ocurrido. Hacía tiempo que no nos reuníamos todos juntos para hacer algo porque nuestras nuevas "responsabilidades de casi adultos" hacían que no tuviéramos tanto tiempo libre como cuando éramos mocosos. Aunque de crios no nos habrían dejado venir sin supervisión al lago subterráneo, así que bueno, lo que se perdía por lo que se ganaba.

Además quería hablar con Ken acerca de ese juego de cartas, porque por lo visto aún no entendía como el sapo verde si podía imponerse al lagarto de fuego, con ayuda de las cartas de equipo adecuadas. Aunque esa discusión quedó en el aire cuando llegamos a la gruta y la mayor de todos nosotros se lamentó ante la ausencia de traje de baño.
"Por favor, que nadie le pueda prestar uno y tampoco haya traído sujetador" Pensé interiormente.

¿Para que quieres un traje de baño? — pregunté inocentemente mientras encogía un hombro. Yo tampoco había traído, pero para eso existían los bóxers. Claro que no esperaba que ella hubiese venido en boxers, pero si que llevara ropa interior (tampoco me quejaría si no lo había hecho), que para el caso era lo mismo. Aunque que Beverly se hubiera traído dos me hizo fruncir el ceño de forma extrañada, vale, ¿iba a ser el único idiota que se iba a bañar en paños menores?

Suerte que Ken había tenido la misma idea que yo, a pesar de que las chicas parecían haberse traído todas bañador (salvo Delilah). Negué con la cabeza y terminé de quitarme la ropa. Entonces corrí detrás de los demás no queriendo ser tambien el último.
¡Banzai! — grité mientras saltaba desde la roca en bomba, afortunadamente, no en el último puesto.

Mi cuerpo impactó con el agua provocando un repentino cambio de temperatura. — La puta que la... ¡que fria está! — me quejé al resurgir rompiendo la superficie. Bueno, realmente no tan fria, pero había contraste con el aire y yo era una persona un poco friolera.

Empecé a nadar para mover los músculos y hacerlos entrar en calor.

Anonymous
Beverly S. Redford
Fugitivo
Al final Delilah rechazo nuestros ofrecimientos con muph de comida y terminó excusandose para ir a buscar su propio traje de baño. ¿Sería que había notado que Ken me miraba a mí y quería darnos espació? Ah, yo sabía que era la más buena del distrito, pero no que fuera tan atenta, debería juntarme más con ella, mamá lo entendería porque ella debía trabajar y no podía ser mi unica mejor amiga.

Ojala el resto fueran tan inteligentes, pero a veces lo dudaba, sobretodo con Zelda después de su comentario sobre los libros. Tendría que encontrar otra manera de incentivar a Ken, las revistas de mamá decian que una debía ser sutil para no herir el ego masculino, que al parecer era muy delicado, y dejarlos creer que siempre era su idea.

- Una debe estar preparada para todo - le respondí a Ken - ¿Que si ocurre un terremoto y la gruta se cierra, atrapándonos en ella? ¿Y si resulta que la temperatura calida del agua es por un volcan ináctivo debajo y se activa de repente, y todos terminan con quemaduras de segundo grado? Y todavía creo que puede haber una civilización acuática, que por alguna razón deciden explorar la superficie y terminamos siendo secuestrados y explorando lo inexplorable. Y con esa misma linea de pensamiento nunca salgo de casa sin un bolsito preparado, nunca se sabe que pasará. - Por eso tengo 2, uno que preparo para cada ocación y otro de emergencía por si no hay tiempo.

Creo que lo sobrecargue de información porque se tiró al agua, o no presto atención a mi explicación mientras contemplaba mi belleza natural y quedo absorto por ella. A veces era una maldición ser tan bonita. Y claramente fue eso porque de pasada declaró que quien entrara último debía hacerlo desnudo, tal vez si había juntado coraje para empezar el cortejo, pero nunca lo había tomado por un voyerista.

- Traje el bañador porque mis papás dicen que no debo desnudarme, que es por cortesía hacía el resto, pero mamá dice que uno debe aceptar su cuerpo tal cual es ya que es algo sagrado y el resto debería benerarlo y respetarlos. Todos terminaron acordando en que podré hacerlo cuando sea mayor, asi que aunque lo desees mucho Kendrick tendrás que esperar - dije firme porque antes deberíamos empezar una relación y sincerarnos con nuestros sentimientos, como solían hacer las protagonistas de mis novelas.

Asi que me desvestí mostrando mi mejor traje de dos piezas y deje mi bolsito en una roca cercana al agua para alcanzarlo en caso de que mis predicciones se cumplieran.
Beverly S. Redford
Icono :
Time of troubles | Priv IqWaPzg
https://www.themightyfall.net/t8262-redford-beverly-soawanee#993
Kendrick O. Black
Fugitivo
No voy a decir jamás en voz alta que opino exactamente igual que Jared porque sí, no veo las razones por las cuales Delilah tendría que ponerse un traje de baño en caso de no tenerlo, pero no lo voy a decir en voz alta porque de seguro me como alguna tunda así que ruedo los ojos como si mi amigo estuviese diciendo alguna inmadurez de niños pequeños y no actuando como un adolescente responsable como el que se supone que soy.

Las niñas se muestran todas como gallinas, pero Jared se lanza al agua salpicando todo y a todos haciendo que mi cuerpo se mueva por culpa de las olas, hasta que me fijo en Beverly y su obvio pudor a ponerse en bolas frente a todos lo que hace que le sonría maliciosamente desde el agua, abrazando mis rodillas porque he aprendido que de hacer una bola con mi cuerpo puedo flotar tranquilamente bien. Es triste y lamentable, pero cuando todos están en el agua no hay absolutamente nadie desnudo y yo tengo la cabeza algo mareada por los discursos de la rubia Redford, así que me meto un momento abajo del agua para refrescarme la cabeza. Incluso Delilah se marchó para ir a buscar su traje de baño propio y eso es lamentable.

Para cuando salgo, escupo algo de agua que le da a parar a Zenda y me quito algunos mechones de pelo de los ojos, echándomelo hacia atrás — Son todos unos miedosos. ¡No se les puede poner un solo reto que ya lo andan esquivando! — aburridos. Los salpico, abusando de mi poder de ser el mayor ahora que Lilah se fue para mojarlos más de lo que ya están — Por cosas como estas asumo que no son lo suficientemente valientes como para nadar hacia la parte oscura de las grutas conmigo así les muestro un genial secreto — y por el tono de voz que utilizo, espero que comprendan que es demasiado importante como para dejarlo pasar. Quizá solía ser un secreto, pero creo que es hora que ellos lo sepan también.
Kendrick O. Black
Icono :
Time of troubles | Priv EBK7XWg
https://www.themightyfall.net/t8223-black-kendrick-orion
Zenda M. Franco
Fugitivo
-Exijo doble ración de ese chocolate por ser tú mejor amiga...a no ser que tenga nueces, ahi paso porque ya sabes que soy alérgica.- Le dice a Murphy, una vez que la morena la alcanza en el agua. Da unas cuantas braceadas más  para llegar a un par de rocas, trepa y vuelve a saltar dentro del agua.
Cuando Bev empieza a hablar, rueda los ojos y suelta una carcajada sin poder contenerla, para posteriormente hacer muecas de burla hacia Mur. -Bla...blabla...piripiu....blublu- finaliza su gran e inteligente discurso haciendo burbujas en el agua con su boca y nariz. No le molestaba para nada el hecho de ser tía tan joven, no era celosa, o de que Ben haya tenido una hija sin consultarle, pero Zenda jamás podría ser amiga de la rubia si no se bajaba de su caballo inexistente y empezaba a entrenar en lugar de ver tantas novelas y libros idiotas. Si alguna vez los atacan, una revista no les salvará el culo.

Cuando de repente el agua golpea su rostro y comprende lo que hizo Ken, sonriendo devuelve el ataque, utilizando ambas manos para expulsarle mayor liquido y con más potencia. Claro que la cosa no termina ahi, nada hasta él pataleando y rodea su cuello con los brazos y la cintura con sus piernas. -Yo voy, pero me llevas porque ya no hago pie.- Era obvio que él tampoco iba a alcanzar el suelo, tan solo era una tonta excusa para no hacer más ejercicio. -Mur, Jared ¿vienen?

Como toda niña de 13 años una de sus debilidades era su extrema curiosidad, por eso mismo Mia se metía en problemas constantemente y no era noticia nueva que su madre tuviese que enviar a alguien a buscarla en medio de la noche. -Más  te vale que sea interesante y secreto, Duane... o yo misma pateare tu trasero.
Zenda M. Franco
Icono :
Time of troubles | Priv IqWaPzg
Murphy J. Whiteley
Asiento enérgicamente ante la petición de Zen de tener doble ración de mi merienda por ser mi mejor amiga y le acerco la tableta de éste, dándole la razón. Es justo entonces cuando debo correr hacia el agua para no tener que cumplir la penitencia propuesta por Ken, que por cierto el es el primero en esquivar aunque luego nos lo reproche a todos los demás. Una vez dentro del agua bufo por su reprimenda y soy yo quien le reprocha su comportamiento. - Para tener tantas ganas de cumplir el reto fuiste el primero que saltó ¡gallina! - Igual no hubiera tenido mucho sentido que no saltase el primero porque fue él quien propuso el reto, pero todos sabemos por qué razón lo hizo.

Le doy un codazo a Zen entre risas cuando hace burla a Bev y le echo una mirada como queriendo decirle que no sea mala. Sé que Beverly y su actitud no gustan mucho a mi amiga, pero no quisiera que se crease una enemistad por culpa de unas pequeñas burlas. Tampoco yo sería capaz de hacer que las personalidades de la chica y la mía congeniasen del todo, pero he de admitir que aunque nunca vayamos a ser amigas cada vez que abre la boca me hace reír. Siempre he tenido la duda de si todo lo que dice es realmente en serio o si es solo una broma y una exageración de su ego. Conociendo a Eowyn, su madre, no me extrañaría que tuviera más sentido decantarse por la primera opción.

Me encanta el agua y nadar por lo que no tardo mucho en ponerle lista para el siguiente reto propuesto por Ken. Sin embargo, noto enseguida que algo no debería ir como está yendo. Veo que Jared también está en el agua y a Zen a pocos metros de él, pero en lugar de agarrarse a él, se agarra a Kendrick. Frunzo el ceño porque siempre me pareció que a Zen le gustaba un poquito Jared, aunque nunca hayamos llegado a hablar abiertamente de ello. Tal vez sean imaginaciones mías, pero me apresuro a acercarme a Ken y quitarle el puesto a mi amiga. - Mejor al revés, Zen, creo que Jared no puede conmigo pero tal vez pueda contigo - Guiño un ojo y me río, sin saber muy bien hasta qué punto la premisa en la que me baso para hacer esto es verdadera o falsa. Sea como sea, está hecho, así que me agarro a Ken, preparada para nadar hasta donde haga falta con tal de enterarme de ese secreto tan genial del que habla mi acompañante.
Murphy J. Whiteley
Icono :
Time of troubles | Priv IqWaPzg
Invitado
Invitado
Beverly nos da un discurso interminable acerca de lo malo que es desnudarse y lo preparada que está, o algo así; no podía decirlo con precisión porque había acabado por sumergir la cabeza en el agua para acallar el sermón. Odiaba los sermones.

Salí del agua y ya todo el mundo estaba dentro, pero aquí me fallaba algo. — ¡Alguien ha ignorado el reto! — no estaba seguro de en que orden había entrado cada una, pero una cosa era segura, ¡una tenía que ser la última! ¿Como osaban romper la sagrada norma de los retos? Era como... como... ¡Que el Sol no saliera por el este! Inconcebible. Pero ahí estaba, viendo la rotura de un pacto sagrado, de una ley tan antigua como el mundo.
Me siento profundamente decepcionado. — dije negando con la cabeza.

Y no parecía ser el único, el único otro varón ya estaba hablando de algo de atreverse a ir a la zona oscura. Ken aun no había terminado de pronunciar la palabra"secreto" y yo ya me había pueso a nadar a toda pastilla en aquella dirección. No sabía lo que iba a encontrar, no sabía siquiera si realmente había algun genial secreto allí dentro ni sabía porque Ken lo conocía y el resto no. Pero una cosa era segura, ¡iba a llegar el primero y no tenía miedo a la oscuridad!

¡Puedo con cualquiera! — grité por encima de mi hombro cuando me llegó la voz de Murphy. En ese momento me detuve para mirar atrás y vi a dos de las chicas revoloteando alrededor de Ken.
No pude evitar poner los ojos en blanco.

Anonymous
Delilah A. Looper
Fugitivo
Me niego a probarme el traje de beverly porque bueno, ella tiene sangre Redford y todos sabemos que a los Redford les gustan las cosas un poquito pequeñitas en cuestión de ropa, así que antes de pasarme el día allí perdiendo el tiempo lamentándome en si debería o no medirme esa cosa, decido ir por mi propio traje de baño. Tampoco está tan lejos.

Hago el camino de ida y vuelta en un periquete, y para cuando regreso ya están todos en el agua. Me he cambiado en casa así que ya solo tengo que desvestirme, dejar mi ropa acomodada doblada en un rinconcito para evitar que se moje con los salpicones y me acerco al bordillo para sentarme. Miro a Ken que parece estar ligando hoy más que de costumbre, eso se me hace re tierno porque las tiene a todas loquitas pero nunca le da bola a ninguna, no toda la que debería. Me siento en la orilla y doy un par de palmaditas. — Ay, son tan lindos — Murmuro como si nada y sin mencionar a nadie en concreto, poniendo los pies en el agua ahogando un gritito por lo fría que está. Me quedo en plan adaptación un rato así, metiendo las piernas poco a poco y luego mojándome los muslos y la barriga, agarrando una galleta que vi suelta por ahí, metiéndomela a la boca y murmurando cualquier cosa acerca de lo rica que está. — ¡Claro que si! TEAM JARED WOOOW — Ni sé porqué animo a Jared porque ni sé con quien podría o porqué se supone que tiene que poder con alguien, pero era por ser popular. Ni sé de que están hablando. — ¿Un secreto? ¿Que tipo de secreto exactamente? ¿uno de esos que podría matarnos? — Pero a veces pecaba de curiosa, así que tras imponer dos segundos de sensatez, me dejo caer al agua y nado como una ranita hasta donde está Jared que parece preocupado porque nadie le haga caso, así que le hago caso yo un rato. — ¿Vamos? Así ellos tienen su momentito a solas mientras se enrollan, uuuuuuhhh — Vacilo a Ken soltando una carcajada.
Delilah A. Looper
Icono :
Time of troubles | Priv IqWaPzg
Beverly S. Redford
Fugitivo
- Voyeristas - les digo a Ken y a Jared y me meto en el agua.

Claramente los hombres son unos fetichistas, no digo que las chicas no lo seamos, pero definitivamente elegiría un momento más privado, y Ben había amenazado con quemar mis novelas secuestradas si llegaba a desnudarme frente a otros. Prioridades.

Tengo mis dudas de las intenciones de Zelda y Murph cuando se ponen a pasarse entre los hombros de Ken, pero se que aun son unas niñas y solo estan jugando, asi que nunca pensaría otra cosa. Además me estan ayudando, yo destacaré más al pasar al lado hacía lo profundo, ignorandolo, como sabiamente dice el consejo n°13 de la guía de como llamar la atención del adolescente moderno de la revista "Teens: superar la edad de la baja autoestima y el acné".

Cuando vuelve Delilah me acopló a ella porque realmente debería mejorar nuestra amistad, y seguramente esta desesperada por alguien que la entienda en sus primeros pasos a la adultez. Ava podría contar como opción, pero su mejor amigo es un caballo.

- Mi traje te hubiera ayudado a destacar tus virtudes mucho mejor, pero tu gusto clasico también es aceptable - le doy el cumplido con mi mejor sonrisa.
Beverly S. Redford
Icono :
Time of troubles | Priv IqWaPzg
https://www.themightyfall.net/t8262-redford-beverly-soawanee#993
Kendrick O. Black
Fugitivo
Parece que Jared es el único que entiende mi frustración con respecto a que ninguna de las chicas me hizo caso con el reto pero lo ignoro cuando me doy cuenta de que Zenda se me sube a los hombros y después Murphy la aparta del camino y se trepa ella. Estoy confundido porque no sé qué se supone que significa todo ese toqueteo en el agua en el mundo de las chicas y busco a Jared con la mirada en un intento de encontrar respuestas, pero entonces me doy cuenta de que Delilah ha regresado y se fue con él, lo que me hace fruncir un momento el entrecejo. ¿Cuándo terminamos tan divididos? — No somos lindos... — me hago el digno y el interesante como si no quisiera prestarle atención alguna al hecho de que hay dos chicas que van y vienen de mis brazos, pero opto por arrastrar a Murphy conmigo al nadar porque quizá, solo quizá, eso le provoca alguna clase de celositis a Delilah. No puedo decir que funcione pero al menos puedo intentar.

Nadar en el lago es algo que llevo haciendo toda mi vida y me es sumamente natural el adentrarme en las zonas más oscuras de las grutas, donde el agua se torna más fría porque el sol no le da nunca, salvo por esos pequeños agujeros entre las rocas que dejan entrar algunos vagos rayos de luz. Nos hago nadar hasta la zona donde nadie se suele meter al menos que quieran pescar los pececitos más chiquitos que se amontonan allí y salgo del agua llevando a Murph de la mano hasta que la suelto, avanzando con pasos firmes entre las rocas que se van amontonando y me hacen treparlas — ¡Rápido, apúrense! — les insisto trepando, chorreando agua a mi paso y con cuidado de no irme de boca al tener poca luz.

Vuelvo a bajar del otro lado de las rocas y tanteo hasta que encuentro la linterna que he dejado allí para mis visitas, carraspeando para llamarles la atención — Si están aquí es porque confío en ustedes y tienen la obligación de no decirle de esto a NADIE. ¿Entendieron? — ilumino una a una sus caras con mi mejor expresión seria para que entiendan que no estoy bromeando — Si los adultos se enteran van a arruinarlo por completo. He estado recuperando algunas maderas para trabajar en mi super proyecto secreto y especial porque he pensado que si falta algún caballo, ellos se darán cuenta que me he ido. Así que... — tiro de la sábana vieja que cubre mi rústico bote y lo dejo al descubierto, paseando la luz de la linterna sobre el mismo — ¡Tarán! Hecho con mis propias manos para cuando queramos ver el mundo por nuestra cuenta. ¿Qué dicen?
Kendrick O. Black
Icono :
Time of troubles | Priv EBK7XWg
https://www.themightyfall.net/t8223-black-kendrick-orion
Zenda M. Franco
Fugitivo
Con lentitud su cabello rubio cambia a un color rosa pálido y la razón exacta no la podía decir porque tanto las palabras de Murphy, como sus acciones y la de los demás chicos, hicieron que se pusiera algo sonrojada ¿cómo se atrevía a decir aquello frente a Jared?
Gruñendo dejó que su "mejor amiga", si así puede llamarle, se mantuviese encima de Ken y Zenda sin palabra alguna, nadó detrás de todos. No le apetecía que vieran su reciente cambio incontrolado, no quería parecer una estúpida como Bev cuando iba detrás del chico mayor y menos quería hacer comentario alguno sobre lo mencionado.

Sólo su hermana Ava podía comprender lo frustrante que era ser la más pequeña del grupo, porque por ejemplo en estos casos, a pesar de que no le gustaba nadar en lo oscuro y profundo, debía hacerlo para no parecer una cobarde. Ni hablar de lo muy influenciable que era cuando las personas utilizaban el tono de "misterio" y "secreto".
Cuando por fin alcanzó a los demás, trepó las rocas temblando y tomó asiento en un espacio algo apartado, donde podía ver y escuchar todo, pero al mismo tiempo tener la seguridad de un posible escondite...o huida rápida si algo malo sucedía, ¿Acaso ninguno había oído sobre el monstruo dentro del agua?
Estrujó con las manos el agua de su cabello, por suerte había regresado a la normalidad, y con atención clavó la mirada en el moreno que apuntaba con su linterna el rostro de todos. La luz la cegó durante unos segundos y cubriéndose con el brazo, le gritó. —¡Idiota, muestra ya!

De todas las cosas que se hubiese imaginado, un barco hecho de madera era lo único que no se le habría ocurrido jamás. Primero porque la zona era muy difícil para trabajar, sobretodo a oscuras, segundo porque era Ken y tercero porque...nunca había visto uno en persona, sólo en los dibujos de los libros. Eso envidiaba de los adultos, ellos habían vivido antes de ocupar el distrito 14, ellos conocían el exterior, habían visto el mundo, los animales, las distintas comidas. En cambio ella y su grupo, lo único que conocían era eso, un pequeño campo abandonado, un pequeño lago, un pequeño bosque y las mismas caras...durante 13 años.
¿Ya lo has probado? ¿Funciona verdaderamente?— Con los ojos abiertos por completo, se acercó dando un salto y acarició la madera recién descubierta. —¿Nos llevarás a todos si te vas?— Y claro que ese "todos" significa su madre, sus hermanos, su padre, Echo, ect.
Zenda M. Franco
Icono :
Time of troubles | Priv IqWaPzg
Murphy J. Whiteley
Me doy cuenta de mi error casi en el instante en el que lo cometo, pero ya es demasiado tarde para rectificarlo, por lo que hago como si ese fuera mi plan desde el principio y no solamente algo improvisado, y me limito a hacerle una mueca a mi amiga de disculpa cuando veo que mi brillante estrategia no ha obtenido resultados. Sigue siendo demasiado tarde para recular así que continúo aferrada a Ken mientras observo cómo su mirada se desvía a Jared y Delilah y acto seguido comienza a nadar conmigo. Eso me hace reír de forma más sonora de la que pretendía, pero intento ocultarlo carraspeando como si una risa y un carraspeo pudieran tener mucho que ver entre ellos.

Sigo a Kendrick no sin algo de dificultad, notando en ciertos momentos como me falta el aire si no me paro cada cierto tiempo a descansar. No digo ni una palabra e intento que nadie se de cuenta de ello porque lo que menos quiero es alarmar a mis amigos pareciendo una vieja al fatigarme tan deprisa. Llega un momento en el que me estoy quedando tan atrás que me veo en la obligación de seguir aunque eso haga aparecer un pinchazo leve en la parte izquierda de mi pecho. Siempre he creído que tengo asma, pero nunca he insistido a mamá porque me daría vergüenza tener que llevar un tubo de esos que te da de respirar cada vez que te ahogas, como yo ahora. Total, nadie se muere de eso. Soporto los pinchazos mientras Ken insiste en que debemos ser discretos y no decir nada de lo que va a enseñarnos, La curiosidad me puede y casi acabo obviando por completo el ligero y punzante dolor que siento en el pecho.

Ese casi se disipa por completo cuando veo ese secreto que, desde luego, sí es interesante. Abro la boca ligeramente y suelto un woooow. Mi sonrisa se ensancha aún más cuando nos invita a ver el mundo con él. Siempre he querido marcharme de aquí y ver qué hay más allá, sobretodo por buscar y conocer a mi padre. No es que aquí no esté bien, pero tampoco he sentido nunca que encajo al cien por cien en mi propia casa o en mi grupo de amigos. Me pregunto si Ken también siento eso y por eso ha tenido la necesidad de construir el bote. También me pregunto por qué nunca me lo ha dicho si es así hasta que recuerdo que en realidad to hasta el momento tampoco se lo he dicho a nadie. - ¡Es genial, Kendrick! - Me acerco y lo toco, como si no pudiera ser real. - ¿Cuándo podemos usarlo? ¿Ahora? - Incluso yo me percato de la urgencia de mi petición, por lo que me río como si hubiera sido una broma y aguardo, viendo las reacciones de todos los demás.
Murphy J. Whiteley
Icono :
Time of troubles | Priv IqWaPzg
Contenido patrocinado
5 participantes
No puedes responder a temas en este foro.