The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
VERANO de 247221 de Junio — 20 de Septiembre


ÚLTIMOS
TEMAS
Mentores & Tributos 1500 G
Miembros de Defensa 1500 G
Pro—Muggles 1000 G
Alumnos de Ilvermorny 800 G
Tras años de represión y batallas libradas, hoy son los magos los que caminan en las calles más pulcras del Capitolio. Bajo un régimen que condena a los muggles y a los traidores a la persecución, una nueva era se agita a la vuelta de la esquina. La igualdad es un mito, los gritos de justicia se ven asfixiados. Existen aquellos que quieren dar vuelta el tablero, otros que buscan sembrar la paz entre razas y magos dispuestos a lo que sea para conservar el poder que por mucho tiempo se les ha negado. La guerra ha llegado a cada uno de los distritos. ¿Qué ficha moverás?
NUESTRA
HISTORIA
VISÍTANOS EN TUMBLRREVISA NUESTRAS BÚSQUEDAS Y NUESTRAS PROMOCIONES
09.09¡Ya se encuentra disponible el ranking de tributos! Así mismo, nuestra encantadora Zirconia ya ha comenzado con sus entrevistas.
27.08¡La Cosecha ha iniciado la temporada de juegos! Los tributos pronto iniciarán sus entrenamientos.
08.08¡Nuevo diseño del foro! Esperamos que disfruten del nuevo look tanto como nosotros. No duden en avisarnos si tienen alguna duda.
04.08El cronograma de los juegos sufrirá un retraso. Pronto tendremos novedades al respecto.
NOTICIAS
IMPORTANTES

2 participantes
Ava E. Ballard
Fugitivo
Considerando el afable clima que hubo a lo largo del día, una no pensaría que la noche se tornase tan fría. No era chiste, aunque vestía mis botas más abrigadas, todavía sentía que los pies se me caerían de un momento a otro, y el viento por fuera de las ventanas soplaba lo suficientemente fuerte como para emitir un leve silbido al pasar por las rendijas de la ventana. Mirando hacia el exterior y observando el cielo nublado suspiré con resignación a sabiendas de que mañana no solamente haría un frío de mil demonios, sino que probablemente llovería durante toda la tarde.

Sobresaltándome cuando el silbido de la pava comenzó de manera abrupta, me apresuré a apagar la llama mientras que tomaba el asa con un trapo que se hallaba en una de las sillas. Llenando el termo con el agua hirviendo, sonreí mientras disfrutaba de como el líquido se iba mezclando con el café que se hallaba en el fondo. No era un lujo que podía darme siempre, prefería guardarlo para las largas exploraciones o para los días más ajetreados luego de una noche de vigilancia. Pero en esta ocasión, y siendo que era una de las primeras noches de frío que Zenda pasaba en las torres, decidí que podría visitarla y hacerle un poco de compañía.

Envolviendo un paquete con un poco de pan y galletas, y cerrando la tapa del termo ahora repleto de café, me coloqué un abrigo pesado y, tomando una manta que ya había preparado de antemano, me dirigí con rapidez hacia la torre en la que sabía que se encontraba mi hermanita.

- ¿Ya te convertiste en pingüino? - Consulté luego de subir todos los escalones y abriendo la puerta trampa que se hallaba al final.
Ava E. Ballard
Icono :
Just like me • Zenda VMl3xWz
https://www.themightyfall.net/t8219-ballard-ava-elizabeth#99244
Zenda M. Franco
Fugitivo
No era la primera vez que le tocaba custodiar en una de las torres, pero si era la primera vez que sentía tanto frío. Durante la primavera y el verano era bastante entretenido y el pasar de las horas no resultaba un problema, pero con la llegada del invierno, todo era distinto.
Su madre la había abrigado demasiado y sentía que no podía mover las extremidades a gusto y con facilidad, sin embargo los temblores y escalofríos no paraban, incluso estando debajo de una pequeña manta sucia. —Are you, are you, coming to the tree. They strung up a man, they say who murdered three...— Comenzó a cantar una canción que había aprendido en el colegio, era muy antigua, pero le seguía pareciendo muy bonita. Se puso de pie y dio varios brincos intentando mantener el calor y no quedarse dormida. —Strange things did happen here, no stranger would it be...If we met at midnight, in the hanging tree.— Por supuesto ella no entendía muy bien lo que significaba la letra, pero la melodía le parecía pegadiza y por eso continuaba tarareando, al tiempo que caminaba de lado a lado, observando la completa oscuridad. Que aburridas eran las guardias.

Una voz familiar hizo que se diera la vuelta y ver la cabellera dorada de su hermana mayor, sonrío y corrió para rodearla en un fuerte abrazo. Con muy pocas personas Zenda era así de cariñosa y Ava era una de ellas. —¡Ava! ¿Acaso vienes a rescatarme de este infierno?— Preguntó esperanzada, pero cuando recorrió el cuerpo de la chica con la mirada y notó el termo y la manta, supo que estarían allí durante unas largas horas más.
Bueno, al menos tendría algo de compañía.
Zenda M. Franco
Icono :
Just like me • Zenda IqWaPzg
Ava E. Ballard
Fugitivo
Agradecí mis reflejos cuando el pequeño torbellino rubio que era mi hermana me embistió con afecto. Riéndome y asegurándome de tener bien aferradas las provisiones para esa noche, la rodeé con el brazo que tenía la manta mientras terminaba de ingresar en el puesto. Dándole unas leves palmadas en la espalda, me reí cuando la pregunta salió de sus labios con tanta ilusión que poco me faltó para decirle que sí en el acto. Pero lamentablemente para mi hermana, ese no era el caso ni nunca lo sería. Uno no puede crecer en el catorce y zafar de los deberes cotidianos, y las guardias nocturnas eran uno de las tareas más importantes que había que hacer.

- No tienes suerte, pioja. - Sonreí mientras me soltaba de su agarre y proseguía a depositar las cosas en el suelo. Acomodando la manta de manera que nos protegiese del frío que atravesaba las maderas desde abajo, me senté y palmeé a mi costado en una clara invitación para que Zen se sentase conmigo. - Lamentablemente no zafas de las guardias a menos de que estés enferma. ¿Ya te tocó una noche de lluvia? - Consulté con curiosidad mientras me estiraba para alcanzar el termo de café. Recordaba lo mucho que odiaba hacer guardia en las noches frías y lluviosas, y pese a que hoy en día ya me había acostumbrado, tampoco eran mis noches favoritas. Al menos no cuando hacía frío.

- Ven, prueba la mejor compañía que puede haber en noches como esta.- Invité guiñándole el ojo a modo de broma, y destapando el recipiente para poder servir su contenido en la tapa. Inspirando profundo esbocé una sonrisa al notar que solo con oler la cafeína mi cerebro se despertaba un poco más.
Ava E. Ballard
Icono :
Just like me • Zenda VMl3xWz
https://www.themightyfall.net/t8219-ballard-ava-elizabeth#99244
Zenda M. Franco
Fugitivo
Sus labios se transformaron en un pequeño puchero al escuchar la negativa, sin embargo guardó silencio y se arrastró hasta la manta para tomar asiento junto a ella. Con esa acción, el enorme abrigo se arremolinó alrededor de su cuerpo, transformandola en una enorme bola de ropa.
El aroma a café no era algo que le agradara del todo, pero al ser la única bebida disponible y caliente, acercó y sostuvo dos vasos frente a su hermana mayor para que sirviera.
-No, aún no ha llovido en mis turnos...¿Si hay una tormenta igual debería quedarme en la torre?- Preguntó tratando de sonar casual, aún que por dentro temblaba de miedo. Los truenos no eran de su agradables, menos si su mamá no estaba cerca.

Con el líquido negro ya en las tazas, entregó uno y se abrazó al otro mientras apoyaba la cabeza en el brazo de Ava, en verdad estaba muy agradecida por su compañía. Un bostezo escapó, pero lo trató de opacar con un sorbo de café.
-¿Quieres ver lo que he aprendido a hacer?- Susurró en voz baja, ya que iba a revelar un enorme secreto que estaba ocultando de todos. Giró la cabeza hacia el lado contrario y luego de unos segundos volvió a mirar a su hermana, solo que esta vez sus ojos eran exactamente iguales que a los de Ben. El efecto duró muy poco, tan solo unos segundos y se disolvió. -Aun no puedo controlarlo, nada de ello.- Murmura frustrada en referencia a su "habilidad", así lo llama Arleth, pero para Zenda muchas veces sólo era un defecto.
-¿Te quedarás conmigo hasta que mi turno acabe?- Ilusionada la miró pestañando más rápido de lo normal y luego comenzó a reír. Sabía que esa mirada podía utilizarla con ella y de inmediato cedería.
Zenda M. Franco
Icono :
Just like me • Zenda IqWaPzg
Ava E. Ballard
Fugitivo
Cuando Zen toma asiento a mi lado, llevo una de mis manos a su cabeza en un acto involuntario. Se me ha hecho costumbre acariciarle los cabellos desde que la pequeña daba sus primeros pasos, y no me lo he podido sacar desde entonces. Notando con gracia como una leve mueca aparecía en su cara al sentir el café, no pude evitar que se me escapase una carcajada. También prefería las cosas dulces cuando tenía su edad, pero una vez que descubrí los efectos de la cafeína, que pocas eran las cosas que disfrutaba más que una buena taza de café.

- Depende de las tormentas... Si son eléctricas o muy fuertes no todos se quedan, pero siempre hay que avisar y generalmente alguien más se ofrece a cubrir el puesto cuando son ustedes... - Contesto en alusión a su edad mientras vierto el líquido en los vasos que me acerca. Claro que en mi obstinación, jamás quería dejar mi puesto, pero yo era la más pequeña de un grupo al que quería impresionar mostrándome siempre valiente, así que nuestras situaciones eran distintas.

No dudo en tomar un sorbo ni bien me pasa mi vaso, y sonrío cuando el líquido caliente atraviesa mi garganta. El efecto es instantáneo, y de pronto ya casi no siento el frío de afuera. Apoyando levemente mi cabeza sobre la de Zen cuando la acomoda sobre mi hombro, deposito un leve beso en sus cabellos cuando la siento bostezar.

Cuando me dice que quiere mostrarme algo, en un inicio no entiendo muy bien que es, hasta que noto la mirada de mi hermanastro en su cara. Asombrada por su logro, aplaudo levemente contra mi vaso y la felicito. - No te desanimes, peque. Los ojos te han quedado iguales, y aún eres pequeña... ¡Y no me contradigas en esto! Aunque tengas mi edad para mí vas a ser mi nena pequeña así que te jodes. - Trato de animarla. Después de todo no es secreto que me encantaría tener su habilidad, o algo de magia en general. Pero me las apaño, y hace rato que me había amigado con el hecho de ser una squib. Lo que no poseía en magia lo compensaba con habilidad en otros ámbitos.

- Y aunque seas mi hermanita no creas que esa cara te va a funcionar siempre... Ya tenía pensado quedarme así que no cantes victoria. - Le aclaro cuando noto que pone la mirada de perro mojado que siempre la hacía salirse con la ayuda. Lo triste, es que si aprendía a controlar del todo su metamorfomagia, podría verse siempre de esa edad, o ser aún más pequeña, y claramente que funcionaría más de lo que debería.
Ava E. Ballard
Icono :
Just like me • Zenda VMl3xWz
https://www.themightyfall.net/t8219-ballard-ava-elizabeth#99244
Zenda M. Franco
Fugitivo
Sonríe orgullosa ante los aplausos y palabras de su hermana mayor y posteriormente la imita bebiendo algunos sorbos pequeños del liquido amargo. No le gusta para nada el sabor, pero resulta mejor tener algo caliente en el cuerpo para continuar su turno de vigilancia en la torre.
Gracias a la manta, el café y la cercanía de su hermana, se siente más protegida, del aburrimiento, de la soledad y del fresco viento. Pero a causa de esto, tambien el sueño la abruma poco a poco mientras Zenda se hace bolita junto a Ava.

No sabe de donde pero sus pensamientos decidieron atacarla justo en ese momento, comenzó a recordar cuando era niña, la suerte que tenia de tener a todos sus familiares con ella, la cantidas de veces que hizo enojar a sus hermanos y también las muchas aventuras que había vivido con ellos, como esa vez cuando con Ben llenaron un cajón de Cale con gusanos y bichos bolita, o como luego con Ava le dieron un corte de barba al hombre lobo mientras dormía.

-¿Ava? Cuándo a penas nací, ¿tú me odiabas? Porque yo te quiero mucho, mucho...pero intento querer a Bev y no puedo, me saca de quisio.- Intenta explicar, pero una nueva curiosidad surge, una incluso más importante que la anterior. -¿Por qué yo sólo tengo medios hermanos?- Ben, Cale y Ava, para ella, eran hermanos por completo y así los amaba, pero varias veces habia escuchado referencias como: "media hermana" o "hermanastra" y no le agradaba mucho.

En la espera de su respuesta, terminó de beber dejando su vaso vacío y se acurrucó contra la rubia a su lado.
Todos decian que Zenda era igual al licantropo, tanto en actitudes como personalidad, incluso la pequeña lo tenia en un altar, lo seguía a todos lados e imitaba, pero lo que no muchos sabian era que Ava era igual de importante. La mayor le habia enseñado cantidades de cosas, siempre la cuidaba y protegía, sabia que decir y en que momento y lo más importante, jamás habia dejado que Cale le hiciera una travesura o broma.
Zenda M. Franco
Icono :
Just like me • Zenda IqWaPzg
Ava E. Ballard
Fugitivo
La pregunta de Zen me toma por sorpresa. ¿A qué venía la repentina petición de cariño? ¿O es que ya le había pegado el sueño? Después de todo, al ser la menor no había en el que no le demostrásemos que la queríamos, o eso esperaba. Siempre que podía le traía objetos que podrían gustarle de afuera, y trataba de pasar el mayor tiempo posible con ella ¿Es que acaso eso no era suficiente para demostrarle el amor que sentía? Sí claro, todavía no estaba segura de si darle la varita que habíamos robado en una de las últimas excursiones a las afueras, pero eso tenía que ver con una cuestión de responsabilidad y no de afecto.

- ¿A qué viene eso? Nunca te odie, y está más que claro que te quiero muchísimo, enana. ¿Es que Bev te ha dicho lo contrario? - Aventuro dubitativa. No está en la genética redford el negarle el amor a nadie, y pese a que la pequeña Beverly y mi hermana solían discutir más veces de lo acostumbrado, dudaba que la rubia le hubiese dicho que yo la odiaba o algo así.

Tal parecía que el sueño la estaba haciendo meditar más de la cuenta, porque cuando pregunta sobre los nombres de nuestros parentescos, me sorprendo ya que realmente creí que este tema ya había sido zanjado. - No es que tengas medios hermanos porque no te queramos, pioja. Es simplemente una referencia a los lazos de sangre. - Comienzo a explicar, deteniéndome solo para tomar un sorbo de café caliente. - Mientras que Cale y yo compartimos madre y padre, contigo solo tenemos en común a mamá. No es malo en lo absoluto, simplemente tienes un padre diferente a nosotros. - Simplifico esperando que entienda que no hay nada grave en ser medios hermanos. - Algo parecido te pasa con Ben. En cambio para Cale y para mí, él sería nuestro hermanastro, ya que si bien no compartimos lazos de sangre, nuestros padres están casados. ¿Se entiende? - Espero que con eso entienda, y hago un gran esfuerzo por evitar remarcar más de la cuenta que a Ben y a mí no nos une la sangre. Hay cosas de las que Zenda jamás debía enterarse.

La siento acurrucarse, y por más de que pocas cosas me gustarían más que dejarla en esa posición, se que no tardará en quedarse dormida, y eso no es lo que tenía que pasar. - Vamos, vamos. No te pongas así que te dormirás en seguida. ¿De qué otra cosa te gustaría hablar?
Ava E. Ballard
Icono :
Just like me • Zenda VMl3xWz
https://www.themightyfall.net/t8219-ballard-ava-elizabeth#99244
Zenda M. Franco
Fugitivo
La respuesta a la primera pregunta no tarda en llegar, sin embargo no es a lo que ella se refería. Jamás había dudado del amor de su familia hacia ella y sabía que era muy afortunada por tener a todos juntos, lo que quería saber era si la noticia de una nueva hermana alguna vez le había molestado a Ava, ya que anteriormente ella era la única niña, tal vez en su momento no le había agradado mucho la idea de compartir.
Decidió dejar el tema atrás y no aclarar nada. —No viene por nada, sólo era una pregunta y no, Bev no me ha dicho nada. Intentamos no hablarnos ni acercarnos porque no nos soportamos y ya.— Se encogió de hombros, la verdad no le importaba la otra rubia y no iba a pasar el preciado momento a solas con su hermana hablando de ella.

Por más de que le explicaran mil veces eso de los lazos de sangre, lo olvidaba o no alcanzaba a comprenderlo del todo ¿uno era más hermano con otro y ese otro sólo un poquito de hermano con otro? Escuchó con mucha atención las palabras de su hermana y en su mente intentó imaginar la situación para esta vez entenderlo y no perderlo de la memoria. —Sabes...si me gustaría tener un hermanito pequeño, que sea nene así yo le puedo enseñar todas las cosas que he aprendido, hasta le ayudaría con los deberes de la escuela aun que a mi no me guste hacerlos.— Susurro el secreto con aire soñador y medio dormido.
Estaba a punto de dormirse cuando las sacudidas hacen que abra los ojos y de un salto se siente erguida. —Estoy bien, no me quedaré dormida en mi turno, tranquila.— Y un nuevo bostezo. Se removió para hacer crujir los hombros y cuello, cosa que había aprendido de Ben y golpeó con suavidad sus mejillas para alejar el cansancio. —¿Cuándo me llevarás a una expedición contigo?— Sí, definitivamente de ese tema quería hablar.
Zenda M. Franco
Icono :
Just like me • Zenda IqWaPzg
Ava E. Ballard
Fugitivo
Me sorprende un poco que tanto Bev como ella hayan tomado la solución más madura posible, siendo que casi literalmente no se podían ni ver. Aunque ahora que lo pienso, era verdad. Llevaba tiempo sin escuchar los imposibles agudos a los que ambas llegaban cuando se ponían a discutir. - Por alguna razón, la relación que tienen me hace acordar demasiado a Ben y Cale... Al menos dime que tú si tienes una razón para llevarte tan mal con Beverly. - Consulto porque el simple hecho de discutir por discutir ya rozaba lo ridículo. Una cosa era una discusión amistosa, o una pelea de egos. Pero no quería que ambas niñas llegaran a los extremos de no poder mantenerse civiles en una misma habitación.

Lo siguiente que dice me toma desprevenida, y estoy casi segura que si no estuviésemos en una de las torres exteriores, mi carcajada se podría escuchar con una claridad alarmante. - Hay que ver las cosas que dices... ¿Un hermanito? - Consulto cuando puedo calmar mi risa. - Mamá ya debe estar por alcanzar la menopausia si es que no está pasando por ello ya. Vas a tener que esperar a tener hijos propios, o sobrinos. Y por mi parte, esa espera se te va a hacer un tanto larga. - Después de todo, si bien no estaba reacia a la idea de tener hijos, no esperaba que fuese en ningún futuro inmediato; para eso primero, al menos debería tener sexo.

Sonriendo con algo de escepticismo, vuelvo a acariciarle los cabellos en una señal de comprensión. - Cuando aprendas a escabullirte sin alertar a medio distrito. - Le respondo con gracia. Todavía era pequeña, y si bien yo más que nadie entendía sus ansias por salir al exterior, no consideraba que estuviese del todo lista. Al menos Kendrick podía escapar sin que fuese alevosa su salida, y tenía la orientación suficiente como para regresar antes de que alguien se enterase de que se había ido en un primer lugar... O casi.
Ava E. Ballard
Icono :
Just like me • Zenda VMl3xWz
https://www.themightyfall.net/t8219-ballard-ava-elizabeth#99244
Zenda M. Franco
Fugitivo
¿Sólo quieres una? Porque tengo como dos millones trecientos setenta y tres razones— Murmura con completa seriedad poniéndose de pie para caminar de lado a lado, tenía que vigilar, pero la verdad era que si seguía acurrucada en el cómodo calor junto a Ava, se quedaría dormida. —Cada vez que abre la boca sólo dice estupideces, varias veces ha intentado vestirme con cosas que no quiero, su manera de ser no me agrada, no piensa y cree que es una princesa esperando su príncipe, cuando hayan problemas se preocupará más por sus uñas que por defender nuestras cosas y odio que me diga Zelda, ¡ese no es mi nombre!— Esas sólo eran algunas de las acciones que la rubia hacia para molestar a Mia, podría estar toda la noche relatando razón por razón porque vivían peleando a los gritos.

Estaba por apoyar los codos contra la madera para así observar mejor la parte que ella debía cuidar, pero las carcajadas de su hermana mayor hicieron que se volviese hacia ella algo preocupada. —Sí, un hermanito...¡No Ava! No quiero más sobrinos, ninguno...¿te imaginas que sean como Beverly? No, no, no me puedes hacer eso.— Iba a continuar con el pedido pero entonces frunció el ceño preocupada. Había escuchado la palabra pero no estaba segura de recordar su significado. —¿Mami está enferma?— Se mantuvo de pie frente a ella y se agachó para tomar el termo y vertir un poco de café en cada vaso. Necesitaba más, no por el sueño o por el sabor, si no porque moría de frío.
Le entregó una de las tazas con el liquido negro caliente y aún caminando de punta a punta, bebió el suyo a sorbitos. No dijo nada durante los siguientes minutos, largos minutos. —Esta bien, me escaparé y nadie lo notará, volveré con mucha comida para todos, tal vez incluso objetos mágicos y tecnológicos para Echo y cosas de medicina para Seth y mamá...y entonces si podrás decir que estoy lista para ir con ustedes. Gracias, Avita de mi corazón.— Sonrió emocionada y besó su mejilla antes de continuar con su tarea de adulto responsable, vigilar no era cualquier cosa, era una misión grande.
Zenda M. Franco
Icono :
Just like me • Zenda IqWaPzg
Ava E. Ballard
Fugitivo
Juro que traté, de verdad intenté contener la risa ante la diatriba en contra de Beverly, pero me fue una tarea imposible el hacerlo. Cada día, cada hora del día que pasaba me convencía aún más de que Beverly era hija únicamente de Eowyn, o que se había clonado accidentalmente con magia o algo así. - Dejando de lado el tema del nombre, creo que se muy bien a lo que te refieres. - Le comento divertida haciendo referencia a la madre de la rubia, ya que, si dejaba de lado el hecho de que Bev aún no sabía de sexo, o cuando menos no lo ejercía; madre e hija se comportaban de la misma manera. - Pero es inofensiva, y si te dejaras hacer te divertirías más de lo que crees. Estuve en tu posición, sé de lo que hablo. Y aunque no lo parezca, Eowyn es una de las personas a las que más aprecio en el distrito. - Claro que su hija pone a prueba mi paciencia en otros niveles, pero lo adjudico a mi edad (porque me parece indignante que una niña que tuviese la mitad de mis años tratase de darme indicaciones), que al carácter de Bev en sí.

- Lo de los sobrinos no será decisión tuya, pero a menos de que Wyn sea la madre, dudo que sean iguales a Beverly. - Trato de tranquilizarla pese a lo divertida que se me hace la idea de que la rubia vuelva a ser madre. Más que nada, porque creo que eso provocaría el retiro de Arleth, pero da igual. - Y no Zen, mamá no está enferma. La menopausia es un proceso natural que ocurre a las mujeres de cierta edad cuando ya no pueden tener hijos. No es nada malo. - Le explico. Ya tendrá tiempo para enterarse de todo eso, de momento su única preocupación era el período y el saber que era muy chica para tener relaciones.

Acepto el vaso de café que me entrega, porque ya me he terminado la bebida y claramente nunca diré que no a la cafeína; pero no puedo evitar atragantarme con el líquido cuando luego de unos minutos me toma por sorpresa con su declaración. - ¿Qué? ¡NO! Lo de escabullirte lo dije para que aprendas a tener cuidado de como pisas, del ruido que haces cuando te vas, y de tu poca o casi nula sutileza. No es un desafío para que vayas escapándote a traer provisiones. Para eso justamente son las exploraciones y no, aún no estás lista para ellas. Si quieres puedes acompañarme a los bosques a cazar, PERO NO MÁS LEJOS QUE ESO. ¿Quedó claro? - Puede que haya sido sincera de más, pero no buscaba desafiarla a que cometiera irresponsabilidades.
Ava E. Ballard
Icono :
Just like me • Zenda VMl3xWz
https://www.themightyfall.net/t8219-ballard-ava-elizabeth#99244
Zenda M. Franco
Fugitivo
No creo que eso suceda Ava, estoy muy ocupada como para dejar que me pinte las uñas o intente peinar mi cabello.— Se encoje de hombros y envuelve la taza con ambas manos para intentar obtener más calor. Si así era el final del otoño, no quería ni imaginarse lo que serían las noches de vigilancia en pleno invierno. Sin dejar de caminar cada vez con mayor lentitud, bebe sorbos pequeños del café y escucha las palabras de su hermana mayor con atención. —No Ava, un lobo feroz y enorme es mas inofensivo que Beverly.— Y ahí estaba el orgullo Franco, no le daría la razón aún que tal vez estuviese en lo cierto.

Entonces hay que mantener lejos a esa rubia de Ben y de Cale...podríamos tomar turnos para cuidarlos.— Con una de sus manos libres acomoda los costados del gorro de lana para lograr cubrir las orejas y  de inmediato siente la necesidad de refregar un poco su nariz al sentirla tan congelada. —Entonces si tiene eso ya no tendré más hermanitos.— Susurra apoyando la espalda en el borde de la torre, fuera de mantener la temperatura corporal la cafeína no estaba ayudando, se estaba cansando, tenía frío y ahora quería ir a dormir con su madre.

La noche hubiese seguido con normalidad, podrían haber pasado las horas riendo y hablando sobre todas las cosas de la vida, tal vez Zenda podría haberle contado un super secreto y Ava alguna que otra aventura que le sucedió fuera del 14, pero los gritos de la rubia la sorprenden y da un paso hacia atrás por precausión.
Con cada nueva palabra, los puños de la pequeña se aprietan más al igual que su mandíbula, su ceño se frunce y el labio inferior tiembla con ira pero también con tristeza. No puede controlarlo y todo el dorado cabello se vuelve rojo fuego.
¡CONTIGO NO QUIERO IR A NINGÚN LADO!— Le responde elevando su aguda voz y arroja al suelo la taza, manchando con café toda la madera. —Entreno todo el tiempo y ustedes me siguen diciendo inútil.— Baja un poco la voz porque no quiere hacer un escándalo, pero al final gruñendo patea con su bota las piernas de su hermana sentada, claro que no tiene mucha fuerza y para Ava eso no resulta tan doloroso.
Al no tener más palabras para defenderse o herirle, sale corriendo para dejar el puesto a cargo de ella y se dirige directamente hacia su casa, quería a su mamá.
Zenda M. Franco
Icono :
Just like me • Zenda IqWaPzg
Contenido patrocinado
2 participantes
No puedes responder a temas en este foro.