The Mighty Fall
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
OTOÑO de 247221 de Septiembre — 20 de Diciembre


ÚLTIMOS
TEMAS
Pro-Magos Radicales 2000 G
Pro-Muggles Radicales 1500 G
Profesores y alumnos 1500 G
Escuadrón Licántropo 1500 G
Tras años de represión y batallas libradas, hoy son los magos los que caminan en las calles más pulcras del Capitolio. Bajo un régimen que condena a los muggles y a los traidores a la persecución, una nueva era se agita a la vuelta de la esquina. La igualdad es un mito, los gritos de justicia se ven asfixiados. Existen aquellos que quieren dar vuelta el tablero, otros que buscan sembrar la paz entre razas y magos dispuestos a lo que sea para conservar el poder que por mucho tiempo se les ha negado. La guerra ha llegado a cada uno de los distritos. ¿Qué ficha moverás?
NUESTRA
HISTORIA
VISÍTANOS EN TUMBLRREVISA NUESTRAS BÚSQUEDAS Y NUESTRAS PROMOCIONES
08.10¡Pronto se anunciará una nueva trama para el resto de los usuarios! El foro entró en su mes de aniversario y queremos festejarlo con ustedes. ¡Estén atentos!
08.10El viernes 14 se abrirá la mini-trama de coronación de Lachlan Dunbar. La misma tendrá una duración de dos semanas off-rol tras las cuales se producirá el cambio de estación.
08.10¡Los juegos han concluido! Los tributos podrán reclamar sus puntos por participación aquí.
08.08¡Nuevo diseño del foro! Esperamos que disfruten del nuevo look tanto como nosotros. No duden en avisarnos si tienen alguna duda.
NOTICIAS
IMPORTANTES

2 participantes
Derian Castle
Fugitivo
Miré de nuevo la escoba envuelta en papel, apoyado en el cristal y solté un suspiro sin mirar a nadie en concreto. Nadie veía mi "M", eso era cierto, pero no podía arriesgarme a ir de sobrado cuando un pequeño movimiento podría acabar conmigo. Más cuando mi personalidad sobrada ya no existía. Me dolía la cabeza y no me acostumbraba a esta vida de medirme en todo lo que hacía. Mi libertad se había ido a la mierda y las ataduras dolían, dolían demasiado.

El tren paró en el distrito seis y agarré con más fuerza la escoba. Tenía que llevarla a un taller para arreglarla, Abbey me había dado las indicaciones, lo cual no me había enterado muy bien, pero lo tenía apuntado en un papel donde miraba todo el rato. La gente me miraba y algunos se acercaban para verla, pero siempre desvío la mirada y sigo mi camino. Cuando se diesen cuenta de que era un esclavo, lo más seguro es que se fueran asqueados o se irían a los aurores para decir que les había hablado mal. Me quedo quieto y miro de nuevo el papel, notando los empujones de la gente al salir de los trenes. Una señora me empuja y casi tiro la escoba, pero me quedo callado con la mirada perdida y sigo mi camino sin decir nada.

Tuerzo una esquina y miro por el rabillo del ojo un perro que me sigue. Frunzo los labios. Siempre había querido uno, pero ahora no estaba en mi casa y no sabía si ella quería uno. Tengo que recordarme de que ya no era dueño de mi vida, que no podía hacer lo que me diera la gana aunque con ello implicase rescatar un perro de la calle para llevarlo a casa. Saco del bolsillo una galleta y se la doy, así que ahora se queda entretenido con la comida y yo puedo seguir mi camino. Alzo el papel y miro las indicaciones de nuevo, los garabatos de Abbey son inentendibles y me cuesta averiguar lo que dice aquí. Miro alrededor mordiéndome el labio sin saber si preguntar o no hasta que veo a una chica pasar por mi lado. Me atrevo y me acerco.- H-Hola.- carraspeé. Tenía que ser educado y mirar para abajo.-¿S-Sabes ir aquí?- le enseño el papel y le señalo la cruz.- Es un taller para reparar escobas y limpiarlas y todo eso.- carraspeé de nuevo y alcé la mirada, pero la bajé de nuevo.
Derian Castle
Icono :
¿Reparando escobas? o tocando.... (Eowyn Redford) IqWaPzg
Eowyn J. Redford
Puede que los magos tengan una vida fácil, pero no es una vida fácil para mi. Yo soy squib, soy menor de edad, a mi no me hacen caso en ningún orfanato desde que no tengo padres; y además demasiado pequeña para trabajar hasta en las cosas que nadie quiere. Me gano la vida como puedo, robo a gente, robo casas vacías... por suerte aún quedan alimentos en conserva de algunas de las casas de personas que antes eran humanas y con eso he sobrevivido los últimos meses. Al principio era divertido, es decir, siempre fui una chica de gustos baratos. Pero estoy harta de estar sola, estoy harta de no tener amigos, estoy harta de tener que irme a dormir bajo un árbol todas las noches y no tener ningún hombro sobre el que llorar.

Voy mugrienta por la calle y nadie me presta atención; tampoco importa, he crecido en este lugar y todos saben exactamente cual es mi posición. Me conocen de antes de la guerra y me conocen ahora; saben que no soy una amenaza, saben que no pueden mandarme al mercado así que rezan porque me muera de hambre sin más antes de que tenga edad suficiente para dedicarme a la vida nocturna y me adueñe de la clientela de una de sus preciadas esquinas.

Por eso me sorprende que alguien me hable, y no sé si es porque estaba muy distraída cuando me habla, o porque habla otro idioma que yo no entiendo; pero como yo soy muy egocéntrica, le echo la culpa directamente. - ¿que? ¿cómo? No te entendí, vocaliza. - Ladeo la cabeza para verle la cara, porque la tiene gacha. Pese a que yo soy más baja y él mucho más alto, aún hay una parte que queda oculta que me obliga a buscar el mejor ángulo para descubrir quien es, y si le han comido la lengua los gatos. No sé que le pasa, a lo mejor es tímido, aunque con lo fuertote que parece, no es como para ser tímido. Seguro que si quisiera, podría romperle la cara a alguien.

Me tomo la molestia de tocarle los músculo del brazo para ver si es que solo parece fuerte pero no, es fuerte de verdad, y retrocedo cuando vuelve a hablarme. - OH MAY GAD - De repente estoy dando saltitos en le sitio, gritando como toda fangirl que se precie, haciendo aspavientos con los brazos y con la voz cada vez más aguda. - DERIAN CASTLE, DERIAN CASTLEEEE - Se lo señalo a todo el mundo pero nadie me hace ni puto caso. No al menos los que llevan toda la vida en este distrito y saben de mis gritos de desordenada mental, a la que han visto gritar hasta por una oruga derretida por la sal. De todas formas me da lo mismo que no me hagan caso porque yo sigo en mi multipompa fangirlistica. - Soy tu mayor fan. Nadie me va a creer cuando se lo cuente a mis amigas - O a las que eran mis amigas, antes de que todo lo de la magia y las diferencias de sangre determinara que no podíamos serlo porque ellas eran mejores o peores que yo.
Eowyn J. Redford
Icono :
¿Reparando escobas? o tocando.... (Eowyn Redford) IqWaPzg
Derian Castle
Fugitivo
Fruncí los labios cuando noté las manos de ella en mis brazos. La chica parecía un poquito rara, manoseándome como si fuera un muñeco, sin embargo no hice nada, tan solo alzar la vista y mirarla por fin a los ojos. Mal hecho, muy mal hecho. El grito que metió pronunciando mi nombre era enorme que hasta los distritos de al lado podrían haberla escuchado. Retrocedo un poco, casi por puro reflejo mientras la miro con cara de sorprendido como pega saltos como un conejito y se abanica con la mano. Se lo que pasa, el problema era que no sabía como encajar eso estando ahora de esta manera. Antes hubiese sonreído como un egocéntrico, pavoneándome de la situación. Esos minutos de gloria de ver que alguien suspiraba por mi, pero ahora, ahora solo me quedo callado, bajo la mirada y cierro los ojos contemplando la razón por la que estoy en el distrito seis. Quizá no era un comportamiento tan distinto como el que tenía antes, solo que las personas del dominio público no tenían porque saber lo jodido que estaba, ahora simplemente es lo único que ven de mi.

Mentor. Esclavo. Gloria. Pobreza y escoria.

Miré a ambos lados por si había algún auror, carroñero o lo que fuera por la calle y la arrastré hacia un callejón.- Si, si, vale, soy Derian Castle, si, pero cállate.- le hago gestos con las manos para que se tranquilizase.- No tengo ganas de alertar a los aurores, ¿vale? Solo quiero saber donde está este taller.- miré su muñeca, percatándome de que no tenía ninguna "M" y me separé un poco de ella. Era maga, o era eso que no tenía magia, pero si la veían, o algo así. La cosa era que nadie le echaba cuenta por lo que pude observar un poco antes y dando esos gritos como que me lo esperaba.-¿Sabes donde está?
Derian Castle
Icono :
¿Reparando escobas? o tocando.... (Eowyn Redford) IqWaPzg
Eowyn J. Redford
Mientras me arrastra a lo oscurito yo solo puedo gritar internamente que me está tocando un tipo mega famoso y sigo en mi pompa. Muevo mis dedos señalandole cuando admite ser Derian Castle, que aunque no lo hubiera admitido yo ya lo sabía y nadie iba a hacerme cambiar de opinión, escuchando lo de los aurores. - ¿Alertarles de que? ooooh - De pronto hago un gesto de estar entendiendo cosas, que en realidad son mis propias películas mentales de las que él seguramente no tiene ni idea. - ¿O sea que andas de incógnito o algo parecido? - Mi emoción asciende a un nuevo nivel. - ¿Eres un espía? - Encima de mentor, espía!

Cuando me pregunta por el taller, agarro el papel que lleva en la mano y lo giro hacia mi, primero leyéndolo al revés e intentando descifrarlo así por mero orgullo, pero al final viéndome obligada a girarlo para leerlo correctamente. - Claro que se donde está. ¡Trabajé allí el último verano! - Me encantaba ponerme a lavar coches en bañador durante el verano. Luego a su dueño lo acusaron de ser un humano y se lo llevaron; desde entonces pertenece a la familia de su co-socio que es un respetado mago del lugar pero que despidió a todo el mundo y contrató nueva plantilla. - Está muy cerca. Si me das un beso te digo por donde ir - Lo que primero era una voz completamente casual y hasta amable tras el fiasco de antes donde le acusé de no vocalizar solo porque andaba distraída, mi voz se torna juguetona y para cuando acabo, una sonrisa se implanta en mi rostro, como si me saliera con la mía cada vez que se me antoja.
Eowyn J. Redford
Icono :
¿Reparando escobas? o tocando.... (Eowyn Redford) IqWaPzg
Derian Castle
Fugitivo
Me daba pena mentirle y decirle que sí, que era un agente especial o algo parecido, pero no quería meterme en problemas. Tenía ganas de irme de aquí, averiguar la escoba y regresar a casa. Parecía un fugitivo, aunque no lo fuera, pero esto de estar hablando con alguien que no era esclavo me ponía nervioso.- No, no, a ver.. Mmm ¿Cómo te llamas?- para por lo menos hablarle bien. Que no sea adulta y esté en plena adolescencia feliz tenía sus ventajas, podías manejarla más o menos.

Le estaba cayendo bien, era maja, pero un poquito escandalosa. Suspiré, rascándome la nuca y la evalué con la mirada. Tendría unos catorce o quince años y lo que más me llamó la atención era su aspecto descuidado. Raro eso en un mago. Puse los labios en una fina línea mientras fruncía el ceño.- Soy esclavo, chica.- desplacé la pulsera para enseñarle la “M”. No me gustaba mirarla, pero ya era algo a lo que me había acostumbrado. Todavía seguía con la escoba bajo el brazo, pero la dejé sobre la pared, aunque no me fiaba mucho de esa chica, así que la cogí otra vez.

Lo que me dijo a continuación hizo que soltara una risa, una risa que no había soltado hace meses. Miré hacia abajo y luego la miré a ella.- Mira, no sé lo que eres. Humana no, eso está claro o quizá seas uno de esos humanos que están furtivos.- de pronto se me aceleró el corazón. Tenía toda la pinta, sus ropas, su aspecto descuidado y aunque llamara mucho la atención, eso quizá se pudiese atribuir que estuviese mal de la cabeza o algo. Miré para todos lados y me asomé al callejón para ver si venía alguien. En esos momentos, una pareja de aurores caminaba hacia nosotros y el sudor resbalaba por mi frente, entre miedo y nervios. Si corríamos, daríamos el cante, si la dejaba ahí tirada (que era lo más sensato) la conciencia me daría por culo siempre.

Dadas las circunstancias ahora era lo más sensato el dejarla ahí y salvar mi culo, pero no sé lo que entró por mi cabeza que conforme se acercaban más los aurores más nervioso me ponía e hice algo de lo que me iba a arrepentir luego.- Vienen los aurores, yo te salvo.- La pareja empezó a acercarse a nosotros, atraídos por el comportamiento sospechoso entre ambos de estar hablando en un callejón, apartados de todos y actué. Apoyé a la chica en la pared y le di un beso en los labios. Mi cuerpo temblaba y alcé la mano sin darme cuenta para apoyarla en uno de sus pechos. Uno de ellos se rió, comentando algo así como “enamorados” otro “paletos” y se alejaron. El corazón me iba a mil por hora y me separé con los ojos abiertos, sin retirar la mano, la cual apreté un poco. Fue al mirar abajo cuando me di cuenta lo que estaba haciendo y la retiré de inmediato. Dios, dios, dios. ¿Qué coño había hecho?- Joder.- solté una maldición por lo bajo y me tiré al suelo, sentado, entre la tensión y la vergüenza.- Dime ya donde está el taller, por favor y ahora me dirás que no eres una fugitiva.- la había besado y tocado la teta. Tierra trágame.
Derian Castle
Icono :
¿Reparando escobas? o tocando.... (Eowyn Redford) IqWaPzg
Eowyn J. Redford
Se me escapa un "oh" bastante pesaroso cuando dice que es un esclavo, y observo la M de la muñeca que lo marca como tal. Paso mi dedo indice por ella sintiendo el relieve de su piel contra la mía, y suelto un suspiro. Me da un poco de pena por él porque sé por experiencia propia que eso duele bastante, más si lo marcaron como me marcaron a mi cuando descubrieron que yo era una squib. No lo hizo el gobierno, lo hicieron magos, magos orgullosos de ser lo que son y que al verme distinta del resto, no desaprovecharon la oportunidad para que lo recordara toda la vida. Tiro de la manga de mi camisa para dejar descubierto el hombro, donde en la parte de la espalda bastante cerca, hay unas marcas irregulares que rezan "squib" pero cuando voy a medio camino me empuja contra la pared.

Estoy confusa, y todo se triplica cuando me besa porque, no es que no lo intente, prácticamente al 99% de la gente le pido besos a cambio de cosas que necesitan y que yo puedo hacer, pero solo el 0.001% de esos acaba aceptando. Como Arianne. Y ahora Derian también. Los del cuatro son un poco pervertidillos. Pero en cuanto me toca los pechos le piso. Nadie me toca mis pechos sin mi permiso! - ¡Era un beso! ¡Pervertido! - Estoy super indignada mientras me cubro mi delantera, mancillada por el mentor del cuatro, y empiezo a murmurar cosas mientras me agacho en aquel callejon oscuro, ajena todavía a que hemos estado a punto de ser atrapados por aurores cotillas. - Ahora jamás me voy a casar. - Mi voz sale ahogada en la garganta, y bastante aguda. No es la primera vez que alguien me toca los pechos, es más, Arianne lo hizo, pero no es lo mismo que te los toque un chico. Definitivamente sus manos son más grandes. Casi podía agarrar mis pechos entre sus enormes enormes manos.

De repente ya no estoy tan aturdida y tengo mis manos sobre mis pechos, a mi no me las cubre enteras. - Ahora ya no sé si los tengo grandes, o tu tienes grandes las manos. - Siempre había pensado que tenía pechos grandes porque en mis manos no cabían, pero en las suyas.... - Necesito otras manos. - Chisto para mi misma con un ligero rencor, ahora más molesta por tener que buscar a alguien que me toque las tetas para poder comparar sus manos con las de Derian.

Cuando me vuelve a preguntar por el taller tras rogarme que no sea una fugitiva, suelto una risa. - ¿Que? ¿Fugitiva? ¿A donde iba a irme? - Ojalá pudiera hacer algo así, coger todas mis cosas y largarme donde nadie me encuentre. Pero no puedo, a mi me conocen en este distrito y nunca he ido más allá; he de admitir que parezco muy valiente pero no lo soy del todo, jamás he estado fuera del seis y empezar ahora me parece arriesgado. - Yo soy squib, sigo siendo yo. Antes no le importaba a nadie por ser hija de unos padres indulgentes y pobres. - Me siento orgullosa de mi misma por usar la palabra "indulgente" correctamente. - Y ahora porque soy una squib. - Me encojo de hombros restándole importancia. - Mi madre decía que la gente te ponía etiquetas, pero que esas etiquetas no te definen. - Agarro su mano como si fueramos novios de toda la vida y tiro de él fuera del callejón. - Mírame. Squib. Huérfana. Muerta de hambre. Y eres el segundo vencedor que me toca las tetas. - Presumo mientras nos perdemos hacia el lugar donde está el taller que tanto busca, donde luego de dejarle, me esfumo como si nunca hubiese estado allí.
Eowyn J. Redford
Icono :
¿Reparando escobas? o tocando.... (Eowyn Redford) IqWaPzg
Derian Castle
Fugitivo
Alcé la mirada y me levanté.- Oye, que yo he hecho esto porque creí que eras una humana fugitiva y quería salvarte. No era el método más apropiado, pero tenía que hacerlo creíble.- bufé y me crucé de brazos, luego cogí la escoba. Había hecho el gilipollas, aunque después de todo me daba igual, que creyese lo que quisiera. No era maga, era squib, una niña loca que no la creería nadie si le contaran que un esclavo la había besado y tocado la teta. Los aurores no les habían visto la cara tampoco.

Le eché un vistazo por puro reflejo a sus pechos de nuevo y alcé la mirada a sus ojos. Joder, suficiente pervertido has sonado ya.- Todavía pueden crecerte, no te preocupes. Además algunos las prefieren pequeñas, que quepan bien en las manos y las envuelvan.- me estaba pasando.- Bueno, vale ya de hablar de tetas.- me llevé las manos a la cabeza y me revolví el pelo. Pude ver su marca y bajé la mirada, mirando la mía escondida. Era una atrocidad que hubiesen hecho eso con ella. A nosotros porque por ley lo hacían, pero ella no tenía nada que ver.- Eres libre por lo menos.- me encogí de hombros al mismo tiempo que me arrastraba fuera del callejón, estabilizándome un poco porque casi se me caía la escoba y me puse a su lado.- Siento haber hecho eso.- le dije sincero, pero hubo algo en la frase que hizo que mis alarmas saltaran.- ¿Segundo vencedor?- me volví hacia ella, pero ya había desaparecido.- ¡Eh!- la llamé a gritos.- ¡No se tu nombre!- bufé molesto, buscándola. Necesitaba información sobre ese segundo vencedor. Eso significaba que podría haber sido Arianne o Ben. Que uno por lo menos estaba vivo. Le pegué una patada a una piedra y entré en el taller. Esa chica me había dado una razón para volverla a ver e ir al distrito seis.
Derian Castle
Icono :
¿Reparando escobas? o tocando.... (Eowyn Redford) IqWaPzg
Contenido patrocinado
2 participantes
No puedes responder a temas en este foro.